Última hora
This content is not available in your region

Ositos de peluche para alegrar el confinamiento

euronews_icons_loading
Virus Outbreak New Zealand Bears
Virus Outbreak New Zealand Bears   -   Derechos de autor  Mark Baker/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

En Bélgica las medidas de contención del Covid_19 permiten salir a pasear cerca del hogar. Muchas veces estos paseos representan un soplo de aire fresco.

De entre las iniciativas que han surgido entre los vecinos para hacer más llevadero el confinamiento hay la de los ositos de peluche. Cada vez más belgas juegan a poner un oso de peluche detrás de la ventana para hacer más divertidos los paseos. En Flandes es todo un éxito y en Bruselas un fenómeno también se expande. Hemos acompañado a Eva Paparati y sus hijas a cazar peluches.

El reto de compaginar la vida familiar y la laboral

Bélgica lleva más de tres semanas en confinamiento y las interacciones sociales se han reducido al mínimo, excepto la vida familiar. En muchos casos ésta es más intensa que nunca. ¿Cómo distinguir entre la vida familiar y la laboral?

"Tenemos que hacer malabarismos con el teletrabajo, los niños, las clases, queremos garantizar que continúan el programa educativo" explica Eva Paparati.

A pesar del reto, sobretodo porque sus dos hijas requieran de atención constante, intentan disfrutar de los momentos únicos de intimidad familiar.

"Realmente apreciamos el hecho tener más tiempo para dedicarnos a las niñas. Podemos llevarlas al parque, por ejemplo, y eso es genial. Antes lo haciamos menos, no teníamos tanto tiempo debido a los horarios de trabajo " asegura Paparati.