Última hora
This content is not available in your region

Un 'Pobre de mi' en abril: suspenden los Sanfermines y el Oktoberfest alemán por el coronavirus

Los juerguistas sostienen velas y pañuelos rojos cantando ''Pobre de Mi'' para cerrar San Fermín 2019 el 15 de julio en Pamplona.
Los juerguistas sostienen velas y pañuelos rojos cantando ''Pobre de Mi'' para cerrar San Fermín 2019 el 15 de julio en Pamplona.   -   Derechos de autor  Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Este 6 de julio no habrá cohete, el tradicional Chupinazo desde el ayuntamiento de Pamplona ante una plaza abarrotada de juerguistas bañados en vino. El 'Pobre de mi', la canción con la que se cierran las celebraciones ha sonado antes de tiempo por la pandemia de COVID-19.

Las fiestas de los Sanfermines, conocidas en todo el mundo por sus encierros de toros, se han suspendido para este año debido a la pandemia de coronavirus, según ha confirmado este martes el Ayuntamiento de la ciudad de Pamplona.

"La salud es lo primero", afirmó la alcaldesa en funciones, Ana Elizalde, durante una rueda de prensa, en la que no descartó que los festejos puedan celebrarse varios meses después de su fecha tradicional, entre el 6 y el 14 de julio de cada año, para lo que dijo que habría "flexibilidad".

Precisamente Elizalde es alcaldesa en funciones porque el titular, Enrique Maya, está precisamente convaleciente de COVID-19. El edil sigue aislado pero se recupera poco a poco según informa la prensa local.

La responsable municipal reconoció que la suspensión, "por muy esperada que fuese, no deja de producirnos a todos un poso de tristeza".

En su cuenta de Twitter el ayuntamiento ha anunciado que los Sanfermines se vivirán "en cuanto podamos".

Los Sanfermines, famosos por las carreras de mozos junto a toros de lidia por las calles del casco histórico de Pamplona, son "las mejores fiestas del mundo", destacó Elizalde.

Además, el programa festivo incluye centenares de actividades de todo tipo, como decenas de conciertos musicales, y un concurso internacional de fuegos artificiales, en una semana en la que se paraliza casi toda la actividad de esta ciudad de 200.000 habitantes y capital de la histórica región autónoma de Navarra. El año pasado, Pamplona acogió algo más de 521.000 turistas en esas fiestas, de las que el 44 por ciento (230.000) llegaron desde otros países, según datos oficiales.

Estas fiestas fueron popularizadas por algunas obras del escritor estadounidense Ernest Hemingway y por ello son muy célebres en el mundo de habla inglesa, aunque las retransmisiones de los encierros por televisión las han llevado a todos los rincones del planeta. Aunque a lo largo de su historia ha habido varias suspensiones de las fiestas en honor de San Fermín, es la primera vez en los dos últimos siglos que se toma esta decisión por una epidemia, pese a que las ha habido de cólera o gripe española, según recuerda el historiador local Miguel Izu.

AP
Archivo, Oktoberfest de 2018APMatthias Schrader

La capital bávara suspende la "Oktoberfest"

Hoy también se ha anunciado la caida de otro de los grandes festejos de Europa: el Oktoberfest.

Las autoridades de Baviera, en el sur de Alemania, han suspendido la fiesta de la cerveza más multitudinaria del mundo, que debía celebrarse entre el 19 de septiembre y el 4 de octubre próximos en Múnich, su capital.

"El riesgo es sencillamente demasiado grande, no se puede trabajar con distanciamiento y mascarillas en el prado, simplemente no funciona", dijo el jefe del Gobierno de Baviera, Markus Söder, en una comparecencia ante la prensa, al referirse al recinto donde se celebra la fiesta, el "Theresienwiese" (Prado de Teresa).

Celebrar una versión reducida de la "Oktoberfest" como alternativa, "no tiene sentido", por lo que "lamentablemente, 2020 será un año sin 'Wiesn' (apócope de Theresienwiese)", dijo. Aseguró que tanto él como el alcalde de Múnich, Dieter Reiter, son "de por sí los mayores fans" de la que calificó la "fiesta más significativa e importante del mundo".

Advirtió que en tiempos de pandemia "hay que tener mucho cuidado con las fiestas" al recordar que la estación austríaca de Ischgl, así como el carnaval en el distrito de Heinsberg, en el estado federado alemán de Renania del Norte-Westfalia, resultaron ser puntos centrales de contagio debido a la gran afluencia. "Vivimos en otros tiempos, y vivir con el coronavirus significa también vivir con cuidado", agregó.

Reiter, por su parte, habló de un "momento difícil" y un "trago amargo" tanto emocional como económicamente y recordó que los 16 días de la "Oktoberfest" se traducen en una rentabilidad de entre 1.200 y 1.300 millones de euros. "Todos echarán de menos la fiesta, también en lo que respecta a su bolsillo", dijo en alusión a los negocios que este año sufrirán la ausencia de los alrededor de seis millones de visitantes que cada año acuden a Múnich por esas fechas.

Recordó que un 70 % de los visitantes provienen de Baviera y que el 30 % restante, unos dos millones de personas, acuden del extranjero a esta "fiesta central y evento culminante del año".

"Pero en estos tiempos sencillamente no se pueden celebrar fiestas populares", lamentó, y expresó su esperanza de recuperar el año que viene la "Oktoberfest", de manera "más alegre e intensiva" si cabe.

Por otra parte, Söder expresó su deseo de poder transmitir hasta Pentecostés, es decir, hasta el 31 de mayo, otro mensaje al sector de la gastronomía, pero en el caso de la "Oktoberfest", recordó que las carpas de cerveza "viven de la proximidad y de no mantener las distancias".

Los Gobiernos federal y de los estados federados habían decidido el pasado mantener la prohibición de grandes eventos inicialmente hasta finales de agosto, por lo que la celebración de la fiesta de la cerveza teóricamente habría sido posible. No obstante, Söder ya expresó el lunes su escepticismo ante esta posibilidad, al aludir a la dimensión y la internacionalidad de este evento. En Alemania, según datos de este martes del Instituto Robert Koch, el de referencia en el país, se han registrado 143.457 casos de coronavirus y han fallecido 4.598 personas.