Última hora
This content is not available in your region

¿En casa o en el hospital? El dilema de las parturientas en tiempos de panedemia

euronews_icons_loading
¿En casa o en el hospital? El dilema de las parturientas en tiempos de panedemia
Derechos de autor  Kirsty Wigglesworth/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Acer nació hace tan sólo hace seis días y duerme plácidamente, ajeno a la decisión que tuvieron que tomar sus padres. El segundo hijo de la familia Howick ha nacido en su casa de Oxford, para evitar el hospital y el riesgo de ser contagiados por el Covid-19.

"El parto de nuestro primer bebé fue muy sencillo, por lo que nos sugirieron considerar la posibilidad de parir en casa. Pero nuestra experiencia anterior con la comadrona en el hospital había sido tan buena que estuvimos considerando hasta el último momento las dos opciones", explica la madre, Claire Howick.

Dos factores hicieron inclinar la balanza: encontraron una piscina de parto y darse cuenta de la dificultad para encontrar a alguien dispuesto a ocuparse de su hijo mayor, de dos años, en el contexto de la pandemia.

El suyo está lejos de ser un caso aislado. Son muchas las mujeres embarazadas que tienen que hacer frente al mismo dilema. Temen encontrarse solas en un hospital saturado por los pacientes con Coronavirus.

Y este es un factor clave para la alemana Laura Peters, cuyo parto está previsto para julio. El hospital se encuentra a treinta minutos de su casa y afirma que tomará la decisión en función de si autorizan la presencia de su marido en la sala de partos.

"No quiero estar en un lugar donde sólo haya gente desconocida. Me siento un poco incómoda porque es una situación por la que nunca he pasado antes. Y me vuelve loca la idea de estar alli sola y afrontar la situación por mi misma", reconoce Laura Peters, desde la ciudad alemana de Bremerhaven.

La Unión Europea carece de competencias en esta materia. Pero la Asociación Europea de Matronas insiste en que cada parto es diferente y la decisión debe tomarse caso por caso, tras un seguimiento personalizado. "La respuesta debe basarse siempre en un intercambio entre la comadrona, la mujer y el resto del equipo de la maternidad. Es importante que haya una buena relación, que haya comunicación y que se discutan las diferentes opciones para reducir la ansiedad", dice Mervi Jokinen, presidenta de la Asociación.

La familia Howick tuvo finalmente que llevar a su bebé al hospital para una breve visita, doce horas después de su nacimiento. Pero al final fue la madre la que tuvo que ser ingresada.

"Empecé a desarrollar sintomas. Era un día caluroso, empecé a temblar y tenía un poco de tos. Así que verifiqué primero su temperatura y luego la mía y vi que tenía 38. Así que me dije: esto no es bueno... "

Claire ya está mejor. Pero este sigue siendo un momento de angustia para las futuras madres de toda Europa.