Última hora
This content is not available in your region

La otra consecuencia de la pandemia: "Habrá un boom de nuevos casos de cáncer"

Julien Chatellier/Copyright 2020
Julien Chatellier/Copyright 2020   -   Derechos de autor  The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Justo un mes antes de cumplir 25 años a Lucía le detectaron cáncer de tiroides. Todos los médicos aseguraban que el nódulo era benigno y a ella nunca se le había pasado por la cabeza que no lo fuese. Hasta que salió de la última revisión. Recibió la llamada de su médico a finales de febrero, antes de que la pandemia estallase en España.

“Le pregunté directamente: ¿tengo cáncer? Y cuando me dijo que sí, me puse a llorar. Estaba tan asustada que pensé que me iba a morir”, nos cuenta Lucía. Mientras esperaba la cita con el cirujano, que le daría la fecha de la operación, los casos de coronavirus empezaron a inundar los hospitales.

“Nos confinaron a todos y los médicos empezaron a llamar a mi familia, uno a uno, cancelándoles las citas que tenían pendientes. Así que pensé que yo sería la siguiente”. Pero no fue así, el 17 de marzo su médico llamó por teléfono para darle la noticia de que la operaban al día siguiente. Una noticia que le llegó de sopetón, no le dio tiempo a asimilarlo, ya que en un principio la operación no estaba programada.

Si no entras en quirófano mañana, te pondrán en lista de espera y puede ser que hasta septiembre no te puedan operar

“No sé lo que va a pasar con el hospital la semana que viene, ni cuánto durará esto y te tenemos que quitar el nódulo. Si te opero, te opero mañana, si no te pondrán en lista de espera y puede ser que hasta septiembre no entres en quirófano”, le dijo su médico.

Una operación que se realizó bajo estrictas medidas de seguridad. Le repetían constantemente que no tocase nada y que mantuviese la distancia de seguridad. El equipo sanitario se encargaba de esterilizarlo todo. Aún así, le daba miedo, ya que existía la posibilidad de contagiarse y los pacientes oncológicos son un grupo de riesgo. “Crucé los dedos y esperé que no pasase nada”.

La pandemia paralizó las operaciones

Cuando se declaró el estado de alarma, Fermín Sánchez, cirujano torácico en el Hospital Universitario Lozano Blesa (Zaragoza), trasladó a sus últimos pacientes a ‘plantas limpias’, porque todas las plantas estaban desbordadas con pacientes de COVID-19.

“Los médicos nos dedicamos exclusivamente a estos pacientes, prioridad absoluta. Las especialidades quirúrgicas quedaron paralizadas. Teníamos operaciones programadas que no se pudieron realizar”, explica el cirujano.

De los más de veinte quirófanos activos antes de la pandemia, solo quedaron ocho sin cerrar. Incluso un ala entera se cerró para usar ese espacio -y esos respiradores- en caso de que las UCIs se desbordasen.

El médico cuenta que este parón en las cirugías oncológicas supondrá un verdadero problema para los pacientes. “En el momento en el que se diagnostica un tumor, el tratamiento debería ser inmediato. Todo lo que suponga retrasar la operación hace que el cáncer avance. Hay pacientes que no sabes lo que realmente tienen hasta que no están en quirófano y es entonces cuando hay que extirpar”.

En el momento en el que se diagnostica un tumor, el tratamiento debería ser inmediato. Todo lo que suponga retrasar la operación hace que el cáncer avance
Fermín Sánchez
Cirujano torácico

A veces recibía llamadas de quienes estaban en la lista de espera preocupados. “El diagnóstico es muy duro porque el cáncer siempre se asocia a la muerte. El simple hecho de tener que esperar agrava la difícil situación psicológica”, añade.

Una vez empezó lo que el cirujano llama la ‘desescalada sanitaria’, durante las primeras semanas solo operaban un par de pacientes a la semana, algo que no era una excepción en otros hospitales. Su hijo, cirujano en la capital española, también operaba a dos o tres pacientes, en comparación con los trece semanales que entraban en quirófano antes de la pandemia. Ahora el médico asegura que la situación se ha estabilizado, alcanzando una nueva normalidad hospitalaria.

“El parón no solo ha afectado a los que estaban esperando una operación, sino que también ha ralentizado la detección precoz del cáncer. Se ha retrasado el procedimiento de diagnóstico así que estoy seguro de que ahora habrá un boom importante de nuevos casos de tumores y volveremos acumular pacientes en la lista de espera”, señala el médico.