Última hora
This content is not available in your region

El desconfinamiento puede disparar la esclavitud en Reino Unido

euronews_icons_loading
El desconfinamiento puede disparar la esclavitud en Reino Unido
Derechos de autor  Dita Alangkara/Copyright 2016 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistribu
Tamaño de texto Aa Aa

A pesar de que existe, en Londres, es difícil de detectar. Pero, hoy, la esclavitud es parte de una próspera industria criminal en Gran Bretaña. A las víctimas les prometieron una vida mejor. Sin embargo, son explotados y han sufrido abusos. Incluso han temido por sus vidas.

"El año pasado, 10 600 personas fueron identificadas como víctimas potenciales de la esclavitud moderna, en el Reino Unido. Todo un récord ya que supone un aumento de más del 50 % del número de damnificados, con respecto a 2018. La explotación laboral fue la forma más común de abuso. Muchas de las víctimas provenían del Reino Unido, Albania y Vietnam", declara el corresponsal de Euronews en Londres, Damon Embling.

Las personas que son objeto de este tipo de 'esclavitud' pueden terminar empleadas en centros de estética, lavaderos de coches, granjas y fábricas. La organización benéfica Hestia, que presta apoyo a las víctimas, teme que pueda aumentar la explotación tras el confinamiento.

"A medida que se permita que esos negocios retomen la actividad, creemos que el número de personas que sufren abusos comenzará a aumentar de nuevo. Ahora, el riesgo es potencialmente mayor dado que muchas empresas y algunos empresarios podrían no diisponer del dinero necesario para pagar salarios correctos", afirma Ella Read, integrante del equipo de Respuesta a la Esclavitud Moderna de Hestia.

Hestia, que dispone de una casa en la que aloja a algunas víctimas, no cree que las restricciones de movimiento detengan a los traficantes de personas.

"Desafortunadamente, encontrarán formas más ingeniosas para trasladar a las personas entre otros países o traerlas al Reino Unido pero, también, puede aumentar el riesgo para los ciudadanos británicos", añade Ella Read.

El Reino Unido ha intensificado sus esfuerzos para hacer frente a la esclavitud pero los críticos dicen que las nuevas leyes introducidas en 2015 no se aplican debidamente.

Nancy es una víctima de la esclavitud que apoya a otros daminficados. Cree que hay que regularizar la situación de estas personas para que puedan quedarse en Gran Bretaña.

"Eso ayudaría a quienes han sido explotados y han sufrido abusos, a reconstruir sus vidas porque significaría su libertad. Sin que se regularice su situación, las víctimas son aún más vulnerables a la trata de personas y a la explotación", declara una víctima que responde al nombre ficticio de Nancy.

En el seno del Partido Laborista británico, uno de sus integrantes se encarga de vigilar la lucha contra el crimen en Londres.

"Se han llevado a cabo muy pocos juicios al amparo de la Ley de Esclavitud Moderna y hay que intensificar las medidas aplicadas para combatir el problema. Creo que se ha avanzado pero aún hay que hacer mucho más", señala Unmesh Desai, presidente del Comité de Policía y Crimen de la Asamblea de Londres.

Con la complicada situación económica que se avecina y con los traficantes de personas que buscan sacar provecho de la pandemia, el 'comercio de esclavos' es un crimen que seguirá vigente, de momento, en el Reino Unido.