Última hora
This content is not available in your region

El drama que asfixia a los hospitales peruanos en plena pandemia

euronews_icons_loading
Decenas de personas hacen cola para comprar botellas de oxígeno en Callao
Decenas de personas hacen cola para comprar botellas de oxígeno en Callao   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Las bombonas de oxígeno son la última esperanza de muchos peruanos para mantener con vida a familiares enfermos de la COVID-19. Desde primeras horas de la mañana, nada más acabar el toque de queda, un centenar de personas hacen cola frente a un local que los vende en la ciudad portuaria de Callao, contigua a Lima. En los hospitales de la capital, que están desbordados, escasea o no queda en absoluto.

"Estamos haciendo la cola para poder conseguir un poco de oxígeno, porque necesitamos oxígeno diario para un paciente, un familiar que está delicado. Nos han enviado aquí para poder conseguir siquiera un balón", explica Guillermo Arias, de 53 años.

El hospital Dos de Mayo de Lima es uno de esos centros que se han quedado sin existencias. Puertas adentro se viven situaciones dramáticas:

"La gente no tiene oxígeno adentro (del hospital), yo he tenido que comprar dos balones de oxígeno para trasladar a mi padre hasta este hospital... pero hay un montón de gente ahí con su balón de oxígeno pidiendo auxilio. Han fallecido varios pacientes ahora en la madrugada. Esto es una desgracia. Por favor, que hagan algo", suplica Olga Bravo, de 44 años.

El flujo de ingresos es constante. Se estima que hay unas 10.000 personas ingresadas en los hospitales peruanos, que están al borde del colapso, aunque las autoridades consideran que han dejado atrás el pico de la pandemia. Según los datos oficiales, Perú es el segundo país de Latinoamérica en número de casos confirmados, con cerca de 180.000. Y ha registrado casi 5.000 decesos. La pandemia quintuplicó la demanda de oxígeno y su preció se duplicó. El Gobierno ha anunciado que importará de países vecinos.