Última hora
This content is not available in your region

La justicia rusa condena a 16 años de cárcel al estadounidense Paul Whelan por espionaje

euronews_icons_loading
Paul Whelan durante su juicio
Paul Whelan durante su juicio   -   Derechos de autor  Alexander Zemlianichenko/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Un veterano infante de marina estadounidense, Paul Whelan, ha sido condenado a 16 años de prisión por un tribunal ruso, tras ser declarado culpable de espionaje.

Whelan fue detenido hace un año y medio en un hotel de Moscú, por agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB), con un lápiz de memoria en su poder con información clasificada.

El embajador estadounidense ha denunciado las múltiples irregularidades, que en su opinión, ha tenido el proceso.

"He seguido el caso de Paul desde que llegué aquí como embajador en enero. Un procedimiento que he calificado como una burla a la justicia que se acaba de confirmar. Un ciudadano estadounidense ha sido condenado a una pena de 16 años por un delito del que no hemos visto prueba alguna", ha comentado a las puertas del tribunal el embajador de Estados Unidos en Rusia, John J. Sullivan.

"El juez se ha visto influenciado por motivaciones políticas, y no de la administración de justicia, naturalmente que apelaremos esta sentencia, la decisión la tomaremos en una semana. Se está negociando para un intercambio y si apelamos perderemos un mes y medio o dos, así que Paul podría estar en casa mucho antes", ha dicho su abogado defensor, Vladímir Zherebenkov.

Whelan que tiene 50 años y las nacionalidades británica, irlandesa y canadiense, además de la estadounidense, siempre ha negado los hechos, ha manifestado que fue víctima de una trampa y que estaba en Moscú para asistir a la boda de un amigo.

Galina Polonskaya, euronews:

En la sala de vistas Whelan ha gritado a los periodistas: "Soy inocente, todo es una paranoia". Además ha pedido al presidente estadounidense que intensifique sus esfuerzos para su liberación’.

Un proceso polémico

Después de un juicio a puerta cerrada, debido a que los materiales de la causa contenían información confidencial, el tribunal municipal de Moscú ha dictado sentencia.

A finales de mayo, la Fiscalía rusa había solicitado una pena de 18 años de prisión para Whelan, que el pasado 25 de mayo insistió en su inocencia y pidió a los jueces que dictaran una sentencia absolutoria.

Su abogado denunció que en las pruebas presentadas hay "indicios de incitación al delito" por parte de otra persona y que los testigos de la acusación fueron en su mayoría agentes de los servicios secretos rusos.

La Embajada de Estados Unidos en Moscú, que ha criticado a Rusia por el trato dado a Whelan, denunció que el juicio no había sido ni "justo" ni "transparente".

"No se presentó ninguna prueba y el tribunal no dio opción a los testigos de la defensa de declarar a distancia o postergar su intervención debido a la cuarentena", señaló la legación diplomática en Twitter.

Entretanto, esta semana el secretario de Estado, Mike Pompeo, pedía a Rusia la inmediata liberación de Whelan.

Whelan, de 50 años, fue detenido el 28 de diciembre de 2018 por agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) en un hotel de Moscú por presuntas "actividades de espionaje", supuestamente a favor de Estados Unidos.

El antiguo infante de marina recibió supuestamente de parte de una persona que conocía un lápiz de memoria que "contenía la lista completa de los trabajadores de un servicio secreto" ruso.

Recientemente, Whelan fue ingresado y operado de urgencia de una hernia después de que Washington acusase a Moscú de poner en peligro su vida al negarle atención médica externa.

El acusado ha negado todas los cargos y ha calificado el caso de "secuestro político", al tiempo que su familia aseguraba que Whelan viajó a Moscú solo para asistir a una boda.

Las autoridades rusas habían descartado el eventual intercambio del estadounidense por ciudadanos rusos arrestados en Estados Unidos antes de que termine el proceso en su contra.