Última hora
This content is not available in your region

La división de opinión entre Estados miembros ralentiza la recuperación europea

euronews_icons_loading
La división de opinión entre Estados miembros ralentiza la recuperación europea
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Poco a poco, Europa se instala en su nueva normalidad.

Esta semana, Brussels Airlines junto con otras aerolíneas europeas, ha vuelto a surcar los cielos. Después de un paréntesis de 3 meses, los pasajeros empiezan a moverse de nuevo. Y aunque la aviación es una parte clave de la economía, es sólo una pieza más de un engranaje económico mucho mayor que se enfrenta a su mayor caída en casi un siglo.

En Bruselas el edificio de la Comisión Europea ya no luce el mural de la lucha contra el coronavirus, sino que ahora ondea el de su propuesta de recuperación: Próxima Generación UE. Un ambicioso plan dotado de 750.000 millones de euros, financiado mediante deuda compartida para ayudar a los países más afectados, que también beberá del presupuesto europeo para los próximo 7 años.

Pero el plan tiene a Europa dividida. Por un lado, están las cuatro economías más fuertes: Alemania, Francia, Italia y España, que apoyan el plan de la Comisión. Por otro, cuatro países que no, llamados "Los Cuatro Frugales", Países Bajos, Dinamarca, Austria y Suecia.

"La proporción de subvenciones y préstamos no nos favorece y también necesitamos que haya unas condiciones y que se invierta en reformas. ¿Cómo puedo explicarle a un empresario austriaco que su empresa cerró igual que una empresa española, pero que su colega español recibe más dinero en forma de subvenciones, cuando el austriaco tal vez no recibe nada, y está en la misma tesitura", declaraba Angelika Winzig, del Partido Popular Austriaco.

"Odio pedir dinero prestado, no es sostenible, no le beneficia a la próxima generación. Es por eso, por lo que comparto la perspectiva. Pero dígame, ¿cuál es la alternativa?. En los Países Bajos, en Austria, y en toda Europa se está creando deuda, se va a los bancos y se pide dinero prestado, eso es lo que todo el mundo está haciendo actualmente porque es la única oportunidad de estabilizar nuestra economía para crear perspectivas para la generación más joven, para no arriesgarnos a perder una década en la economía europea, y en la UE en su conjunto", afirmaba Manfred Weber, presidente del Partido Popular Europeo.

Una crisis no solo económica, sino también existencial

"Esta es una cuestión de supervivencia para la Unión Europea y la gente necesita entenderlo. Quiero decir que en los Países Bajos creen que la prosperidad del país sólo depende de los Países Bajos, y no, en realidad la mayoría de los negocios en los Países Bajos necesitan al mercado europeo, sin el mercado europeo no hay economía holandesa", defendía Philippe Lamberts, eurodiputado de Los Verdes/ Alianza Libre Europea.

El verano se acerca y con él la reapertura del lucrativo sector del turismo europeo. Pero los mandatarios no parecen ponerse de acuerdo. Si Europa quiere que su economía despegue de nuevo, debe limar pronto sus asperezas.