Última hora
This content is not available in your region

Monumentos tóxicos: el Museo de las estatuas derribadas

euronews_icons_loading
Monumentos tóxicos: el Museo de las estatuas derribadas
Derechos de autor  Gregor Fischer/AP
Tamaño de texto Aa Aa

De estatuas para la eternidad a blanco de protestas contra injusticias eternizadas.

Son varias las estatuas que han sido destruidas en manifestaciones en todo el mundo contra el abuso de poder.

Pero a monumento caido, ¿monumento escondido en un depósito municipal?

Berlín pone en pie como solución una especie de asamblea de estauas tóxicas.

Urte Evert, las acoge como directora del Museo de la Ciudadela de Spandau en Berlín:"Creo que Alemania ya ha dado un paso adelante con algunos monumentos, porque en el pasado tuvo que lidiar con tiempos históricos como el nacionalsocialismo y la dictadura de la RDA. Pero no hemos progresado tanto con el colonialismo, un tema al que Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia se han enfrentado durante mucho más tiempo".

Aquí reposa por ejemplo el atleta del escultor del regimen nazi Arno Brecker o la campana que tiene delante fundida con una con una esvástica

Tras la revolución rusa de 1917 los soviéticos dejaron en pie estatuas del antiguo régimen pero con placas en donde demonizaban al representado. No corrió esa suerte la estatua de Lenin que estuvo desde 1970 en lo que es ahora la Plaza de las Naciones Unidas de Berlín.

La tiraron a bajo y quemaron a los dos años de la caida del muro. Hoy reposa en el Museo.

La última estatua en busca de techo es el considerado homenaje a los negreros y traficante de esclavos, del escultor Arminius Haseman. Por ahora espera descabezada, al aire libre, cubierta de pintadas.