Francia se prepara para una segunda ola de Covid-19

Fachada del Hospital General de Dijon
Fachada del Hospital General de Dijon Derechos de autor Euronews
Derechos de autor Euronews
Por Guillaume Petit
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El Consejo Científico de Francia asegura que puede llegar en otoño

PUBLICIDAD

La calma tras la tormenta... o calma antes de la siguiente. En el hospital general de Dijon, nadie se olvida de lo rápido que pasó todo.

El 27 de febrero ingresó el primer paciente de Covid-19. Desde entonces 2.400 más han sido tratados allí. En el pico de la crisis, el 30% de la capacidad del hospital estaba dedicada a ellos.

Ahora hay solamente tres pacientes hospitalizados. El centro vuelve poco a poco a la normalidad, pero se prepara en caso de una segunda ola repentina. Según el Consejo Científico de Francia, podría ocurrir en otoño.

Nadège Baille, directora general del hospital, dice que tienen camas "disponibles para los pacientes de Covid-19, no están ocupadas, pero podrían estarlo mañana si es necesario. No creemos que la pandemia haya quedado atrás. No obstante la diferencia con la primera ola es que esta vez estamos mucho mejor preparados para h acer tests a gran escala. Podemos hacer unos 2.500 al día".

Menos pacientes de Covid-19 no significa menos trabajo. Mientras que otras emergencias quedaron aseguradas por canales específicos, muchos pacientes pospusieron las operaciones menos urgentes durante la crisis. En caso de un nuevo brote, este cirujano sabe que se puede confiar en nuevas técnicas.

"Se ha trabajado mucho en las consultas a distancia durante la primera ola, para mantenerse en contacto con pacientes que debían cancelas sus operaciones. Y esá claro que tan pronto como podamos reprogramarlas, daremos prioridad a los que no necesiten más. Y sabremos quiénes porque hemos podido revisarlos durante este periodo tan difícil", dice Jacques Baurin, jefe de neurocirugía.

Este es un periodo difícil para los profesionales de la salud. Temen no ser capaces de aguantar una segunda ola aunque confíen los unos en los otros.

"Lo que nos ha ayudado a adaptarnos es el apoyo de los que trabajan normalmente en urgencias y que vinieron a yudarnos en las unidades, tuvimos la ayuda de enfermeras externas, y siempre es interesante trabajar con gente con la que no estás acostumbrado, y hacerlo juntos", explica Justine Perrot, anestesista del hospital.

Los hospitales franceses están en una encrucijada: por un lado hay cuatro veces menos ingresados que en abril, y por otro hay bajo vigilancia 80 posibles brotes en todo el pais. Un posible resurgimiento de la pandemia que requiere estar vigilantes.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Alemania: confinamiento del distrito del matadero donde se produjo el rebrote de COVID-19

Detenido en París un hombre sospechoso de querer inmolarse en el consulado de Irán

El héroe francés que se enfrentó al asesino de Sídney obtiene la residencia en Australia