Última hora
This content is not available in your region

Francia: atípica segunda vuelta de las municipales

euronews_icons_loading
Francia: atípica segunda vuelta de las municipales
Tamaño de texto Aa Aa

Bajo fuertes medidas de seguridad e higiene Francia celebra el próximo domingo la segunda vuelta de las elecciones municipales que tuvo que ser aplazada tres meses por la pandemia de Covid-19.

En Saint-Genis-Laval, cerca de Lyon, se ultiman los preparativos para una cita electoral completamente atípica. Aurélien Javel, funcionario del Ayuntamiento de Saint-Genis-Laval, nos explica las medidas sanitarias adoptadas: "En cada colegio electoral el presidente y los asesores tendrán que llevar mascarilla, su uso es obligatorio, viseras, y tenemos grandes cantidades de gel hidroalcohólico".

Si en marzo, durante la primera vuelta, el tiempo de los preparativos fue claramente insuficiente, ahora el problema reside en adaptarse a las normas adoptadas: "Hemos tenido que lidiar con el hecho de que algunos presidentes de colegios electorales o asesores son personas muy mayores con patologías, -explica Javel- por lo que tuvimos que buscar voluntarios para dirigir los colegios electorales".

Pero no ha sido el único problema: convencer a los ciudadanos para que vayan a las urnas en tiempos de coronavirus es más complicado que nunca. Guillaume Petit, nuestro reportero, nos explica las limitaciones impuestas por el coronavirus: "Como las reuniones públicas sólo se autorizan con un número muy limitado de participantes, los candidatos prefieren utilizar las redes sociales o los folletos para alentar a los votantes. Algo muy necesario teniendo en cuenta que la abstención récord en la primera vuelta".

Efectivamente, los candidatos han recurrido a las redes sociales para revitalizar una campaña eclipsada por el coronavirus. Pero hastalas herramientas digitales tienen sus límites. Roland CRIMIER, alcalde saliente de Saint-G enis-Laval, es muy consciente de esas limitaciones: "Es cierto que se pierde el contacto humano, no podemos ver las miradas de risa, de burla o de desaprobación en la cara de la gente. Así que sí, te permite entrar en contacto con la gente en casa pero no sustituye al contacto directo, las reuniones públicas, las visitas a los barrios... "

Aunque al Gobierno le llovieron las críticas por mantener la primera vuelta en pleno brote de coronavirus, los 'abstencionistas' no fueron precisamente los ancianos, considerados población de riesgo. Las encuestas señalan que fueron los votantes más jovenes los que dieron la espalda a las urnas.