Última hora
This content is not available in your region

Ucrania acusada de convertirse en 'tienda de bebés en línea'

euronews_icons_loading
Ucrania acusada de convertirse en 'tienda de bebés en línea'
Derechos de autor  Efrem Lukatsky/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

¿Se ha convertido Ucrania en un Eldorado de vientres de alquiler low cost? La acusación, formulada recientemente por defensores de los derechos de los niños vuelve a ponereste asunto en el centro de la polémica.

Ilegal en la mayoría de los países europeos, pero autorizada y en pleno auge en Ucrania, la gestación subrogada es para muchos la útlima esperanza de tener hijos. Pero los detractores de esta industria denuncian la explotación de jóvenes desesperadas. En Ucrania un vientre de alquiler cuesta 37.300 euros, menos de la mitad que en Estados Unidos.

Olga, de 26 años, espera gemelos para una pareja chinac. Espera abrir una cafetería con los 13.300 euros que cobrará después del parto. Esta convencida de que los bebés serán niños cuidados y queridos y se dice contenta de ayudar a una pareja con dificultades para procrear, pero asegura que no es dinero fácil: "Mucha gente dice que es dinero fácil. Pero no, no lo es. Si quieres intentarlo, nadie te lo impide. No es en absoluto un trabajo fácil y como cualquier trabajo debe ser compensado financieramente".

Olga Korsunova tiene 27 años y va por su cuarta gestación subrogada. Soñaba con ser médico, pero empezó a trabajar como madre de alquiler después de que ella y su hijo huyeran de Ucrania oriental, devastada por la guerra, en 2014. Denuncia que en muchas ocasiones las madres de alquiler tienen problemas para cobrar la remuneración prometida. La mayoría son contratadas a través de intermediarios que se quedan con una parte de la tarifa. A Olga le pagan 356 euros al mes durante el embarazo y 13.300 euros después del parto.Pese a ello no habla de explotación: "No voy a decir que esto es explotación porque nadie nos obliga a hacerlo. Al contrario, buscamos este tipo de empresas porque la competencia es muy alta. Sí, la gente hace esto es por situaciones financieras muy extremas".

A esa explotación se refirió el mes pasado, el comisionado de Ucrania para los derechos de los niños, Mykola Kuleba, cuando pidió la prohibición de la gestación subrogada ya que, dijo "el país se está convirtiendo en una tienda internacional de bebés en línea".

No hay estadísticas oficiales, pero los expertos dicen que cada año en Ucrania nacen entre 2.500 y 3.000 niños gestados en vientres de alquiler para padres extranjeros. Cerca de un tercio de los clientes son chinos.