Última hora
This content is not available in your region

Pamplona sin Sanfermines: tristeza, responsabilidad y desafío

euronews_icons_loading
Un mozo pasea en solitario por las calles de Pamplona
Un mozo pasea en solitario por las calles de Pamplona   -   Derechos de autor  Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Una tristeza infinita inunda estos días las calles de Pamplona, en el norte de España. El coronavirus le ha robado el chupinazo, los encierros y esa alegría embriagadora que año tras año abarca desde el primero hasta el último minuto de los Sanfermines, tal vez la fiesta española más universal. La edición de 2020 se anuló para evitar la propagación de la pandemia de la COVID-19 y por vez primera en muchos años los ojos del mundo no se tornan hacia la capital navarra este 7 de julio. Para saber cómo está Pamplona hemos hablado con su alcalde, Enrique Maya. ¿Qué supone para Pamplona no celebrar los Sanfermines?

"La gente está triste y eso tiene su importancia. También desde el punto de vista económico, se deja de ingresar muchísimo dinero, del orden de 100 millones de euros... Pero también es un ejercicio de responsabilidad, porque esta pandemia, este coronavirus está ahí y es muy amigo de las aglomeraciones. Esta es una fiesta de estar juntos, de estar pegados, de estar abrazados, y es incompatible con el coronavirus. Por lo tanto, es una suma de tristeza, pérdida económica y responsabilidad", resume Enrique Maya.

El alcalde, que sufrió la enfermedad y estuvo ocho días ingresado en el hospital, lamenta que haya personas que no respeten las consignas sanitarias: "Si supieran lo mal que se pasa, pues seguramente actuarían de otra manera. Te das cuenta de cómo tu vida puede estar en juego sin saberlo. Estás bien y de repente, en un momento, empiezas a notar falta de aire, falta de fuerza y te ingresan en un hospital... por lo tanto, les tengo que decir que Dios les libre del coronavirus, pero para eso hay que ser prudentes, hay que respetar las distancias, llevar la mascarilla, no estar en aglomeraciones. Hay muchas reglas que cumplir. Cumpliendo las reglas, el coronavirus pasará, pero si no lo hacemos, el coronavirus estará ahí", sentencia.

Enrique Maya afirma que es más difícil preparar los "No Sanfermines" que los "Sanfermines" y promete resarcir a sus ciudadanos y al mundo en las fiestas del año que viene, que serán, cuanto menos, memorables:

"Que vengan en el año 2021. Estamos todos deseando que sean los mejores Sanfermines de la historia. Vamos a poner todos los medios y vamos a potenciar lo bueno de los Sanfermines y vamos a intentar reducir lo negativo, que también lo hay. Vamos a trabajar para que los Sanfermines den un paso hacia adelante e invitar a todo el mundo que quiera disfrutar de unas buenas fiestas a que venga a Pamplona".