Última hora
This content is not available in your region

Macron quiere hacer obligatorio el uso de mascarillas en espacios públicos cerrados de Francia

Predicando con el ejemplo. El presidente Macron y el primer ministro Jean Castex con mascarilla tras el desfile del 14 de julio.
Predicando con el ejemplo. El presidente Macron y el primer ministro Jean Castex con mascarilla tras el desfile del 14 de julio.   -   Derechos de autor  Ludovic Marin/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

A partir del 1 de agosto las mascarillas pueden ser obligatorias en todos los espacios públicos cerrados de Francia. Es al menos la intención que tiene el presidente Emmanuel Macron que, retomando la tradición de la entrevista presidencial el 14 de julio, en la Fiesta Nacional, ha dicho que "el uso obligatorio de mascarillas, "lo hacemos en el transporte, funciona muy bien, pero es un poco errático en los lugares públicos cerrados (...) significa que hay que organizar las cosas", dijo.

En la entrevista con las dos principales cadenas de televisión francesas con motivo del Día de la Bastilla, Macron dijo que "la mejor prevención" para el virus son las máscaras, el distanciamiento social y el lavado de manos.

Macron comentó que la tasa de contagio del virus en Francia está sobrepasando 1 otra vez, lo que significa que cada persona infectada está infectando al menos a otra.

Muchas otras naciones europeas exigieron el uso de mascarillas en el espacio público cerrado cuando comenzaron a levantar el confinamiento. Francia adoptó una actitud más relajada, recomendando pero no requiriendo las mascarillas.

Las recientes fiestas en Francia y el retroceso generalizado del distanciamiento social, incluso dentro del palacio presidencial de Macron y otras instalaciones gubernamentales, han suscitado preocupación.

Francia ha confirmado más de 30.000 muertes por el virus.

STEFANO RELLANDINI/AFP or licensors
Macron durante la entrevista presidencial del 14 de julio.STEFANO RELLANDINI/AFP or licensors

Mascarilla sí, mascarilla no

El problema con la percepción del uso de mascarillas es que, especialmente en Francia, la población ha recibido mensajes contradictorios desde el principio de la pandemia.

En un principio, en plena escasez por la falta de suministros de China, se dijo que eran una protección "inútil" para el ciudadano de a pie y que su uso estaba destinado exclusivamente al personal sanitario.

Aún así no era raro cruzar personas utilizando las mascarillas más sofisticadas.

Según los defensores del uso de mascarillas, este discurso sólo pretendía evitar que los ciudadanos acaparasen el limitado número de mascarillas disponibles entonces.

La Organización Mundial de la Salud, que alerta desde el principio contra un posibe agotamiento de las provisiones mundiales de mascarillas, las sigue recomendando sólo para el personal sanitario, los enfermos y las personas sensibles.

Mascarillas sí, pero no quirúrgicas

A medida que pasan las semanas, el discurso cambia, reforzado por el hecho de que una proporción significativa de personas infectadas desarrollan pocos o ningún síntoma.

Pero a pesar de los pedidos de miles de millones de mascarillas quirúrgicas en el extranjero, todavía hay tensiones por este codiciado producto.

Así que a finales de marzo, el gobierno propuso la producción de máscaras alternativas, hechas de tela. En una guía de la asociación de normalización AFNOR se enumeran los requisitos mínimos para la fabricación y el uso de estas máscaras para el público en general, una guía para las empresas textiles pero también para los particulares que pueden fabricarlas ellos mismos.

El 28 de abril entrará en vigor el nuevo reglamento de desconfinamiento: la mascarilla será obligatoria a partir del 11 de mayo en los transportes públicos o en las escuelas, y se recomienda en las tiendas.

"Los científicos han evolucionado", dice el Primer Ministro Edouard Philippe, "y ahora consideran que el uso de máscaras es "preferible en muchas circunstancias".

Científicos insisten en que sea obligatoria en todos los lugares

Pero algunos ya abogaban por ir más lejos. La Academia de Medicina abogó por el uso de una máscara antiproyección "obligatoria en los espacios públicos", considerando "obvio" que tal medida era necesaria para limitar la propagación del virus.

La OMS, que siempre hace hincapié en la falta de "pruebas científicas" que apoyen "el uso generalizado de mascarikllas en todas partes", dice ahora que las máscaras para el público en general pueden ser "útiles" en el transporte, las tiendas o los lugares cerrados y concurridos, como complemento de las medidas de higiene y distancia social.

A principios de julio, cuando varios países, como Bélgica y el Reino Unido, decidieron ampliar la obligatoriedad del uso de mascarillas, aumentan los llamamientos para que se haga lo mismo en Francia ante la observada laxitud de los franceses.

En este contexto, señalando que la epidemia "empieza a repuntar un poco", Emmanuel Macron anunció el martes que "en las próximas semanas", "por ejemplo a partir del 1 de agosto", las mascarillas serán obligatorias "en todos los lugares públicos cerrados", como las tiendas.

"El presidente dijo que también lo recomendaría afuera cuando no sea posible el distanciamiento: "Es más cauteloso".

¿Habrá suficiente para todos esta vez?

Aunque el gobierno ha sido muy criticado por la falta de una reserva estratégica suficiente, la nueva directiva es ahora para "descentralizar", según el Ministro de Salud Olivier Véran. Con notablemente 10 semanas de acciones en las empresas para proteger a los empleados.

Hoy en día es difícil saber el número de mascarillas quirúrgicas y de público en general disponibles en Francia, entre las existencias realizadas por las empresas o la distribución masiva.

Según Bercy, la producción de mascarillas quirúrgicas en Francia era de 20 millones por semana a finales de mayo, con un objetivo de unos 60 millones a finales de septiembre/principios de octubre, frente a los 3,5 millones anteriores a la crisis.

A esta cifra hay que añadir las importaciones y las máscaras de tela.

Las aproximadamente 400 empresas textiles francesas que habían empezado a fabricar máscaras para el público en general para compensar la escasez se encontraron con que no vendían sus existencias. Hasta 40 millones de mascarillas permanecieron en los depósitos en junio.

Las unidades invendidss ahora están en "22 o 23 millones", dijo el lunes a la AFP Yves Dubief, presidente de la Unión de Industrias Textiles.

Buen uso

Obligatorio o no, el uso de una mascarilla, que no prescinde de gestos de barrera y de distanciamiento físico, va acompañado de algunas reglas de buena práctica, en particular para evitar contaminarse.

Lávate las manos antes de ponértela y después de quitártela. Nunca toques la parte delantera de la mascarilla, y si lo haces, lávate las manos de nuevo.

La mascarilla debe usarse de manera que cubra la nariz, la boca y la barbilla, no debajo de la nariz, alrededor del cuello o en la frente.

En Francia, la duración máxima recomendada de uso es de 4 horas.