Última hora
This content is not available in your region

Buenos Aires afronta la desescalada con un pie en el acelerador y otro en el freno

euronews_icons_loading
Buenos Aires afronta la desescalada con un pie en el acelerador y otro en el freno
Derechos de autor  ALEJANDRO PAGNI/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Con mucho tiento y temiendo tener que volver a pisar el freno, la ciudad de Buenos Aires comienza este lunes a reabrir comercios de forma gradual. Primero volverán a funcionar los negocios de cercanía. Una semana después, las tiendas de ropa y calzado.

El presidente Alberto Fernández, que atraviesa por un momento político muy complicado, entre duras críticas del kirchnerismo, anunció el pasado viernes que se mantendrá la cuarentena hasta el dos de agosto. En ese tiempo se irán relajando las restricciones, aunque dejó claro que si tiene que dar marcha atrás, lo hará.

"Que no me va a temblar el pulso en tener que dar marcha atrás si es que la cosa se va de las manos", señaló Fernández.

La pandemia ha dejado más de 2200 muertos en Argentina, la mayoría en el área metropolitana de Buenos Aires. Después de casi cuatro meses de cuarentena, la capital y su amplio cordón urbano, con sus 16 millones y medio de habitantes, clama por un alivio de las restricciones sociales y, sobre todo, económicas.

"A mí me presiona la realidad y yo sí tengo en cuenta los comerciantes que tienen sus comercios cerrados y la gente que tiene que salir para recuperar su ingreso cotidiano", se defendió el presidente argentino.

El presidente chileno presenta su plan de desconfinamiento "Paso a Paso"

Desconfinar también es la palabra clave en Chile. El presidente Sebastián Piñera ha presentado un plan gradual llamado "Paso a Paso", con 5 etapas que se aplicarán según la evolución de la situación en las diferentes zonas del país.

"Estamos cumpliendo cinco semanas de mejoría en relación a esta pandemia -señaló Piñera-. Cada comuna o región podrá ir dando pasos hacia delante en este proceso de desconfinamiento, pero también, si las condiciones lo hacen necesario, tendrán que volver a pasos anteriores".

En un mercado de Santiago, cruzan los dedos para que funcione la desescalada y piensan ya en el día después. "Ojalá que sirva de algo y que la gente cumpla con el paso a paso. Ahora tendríamos que ver el otro paso a paso que a la gente le interesa, que tiene que ver con preocuparse por la gente pobre", pide la dueña de un comercio.

La zona metropolitana de Santiago lleva más de nueve semanas en cuarentena, aunque algunos barrios del centro llevan encerrados desde marzo.

Con más de 330.000 casos contabilizados, Chile es el octavo país del mundo con más contagios por coronavirus. La epidemia ya ha dejado unos 8500 muertos.