Última hora
This content is not available in your region

Triunfo de la negociación comunitaria en el fondo de recuperación del coronavirus

euronews_icons_loading
Varios líderes europeos, entre ellos, Angela Merkel y Pedro Sánchez negociando durante la cumbre
Varios líderes europeos, entre ellos, Angela Merkel y Pedro Sánchez negociando durante la cumbre   -   Derechos de autor  Francisco Seco/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

El acuerdo alcanzado en Bruselas se ha presentado como un triunfo de la negociación comunitaria. Pero algunos parecían más satisfechos que otros con el resultado.

Viktor Orbán reclama la victoria final en la batalla por el Estado de derecho.

"No sólo conseguimos una buena cantidad de dinero. Además, defendimos el orgullo de nuestras naciones y dejamos claro que no es aceptable que nadie, especialmente los que heredaron el Estado de derecho, critique a quienes luchamos por la libertad", declara Viktor Orbán, primer ministro de Hungría.

Los denominados países 'frugales' también tenían razones para sonreír. Cedieron en el tema de las subvenciones pero vieron cómo sus reembolsos del presupuesto general aumentaron, con incrementos masivos en términos porcentuales.

También están contentos aquellos países para los que el fondo de rescate va a suponer una ayuda crucial. Los 210 000 millones que se destinan a Italia suponen alrededor del 28% del fondo. España recibirá 140 000 millones y Grecia 72 000 millones.

Los líderes franceses y alemanes, los mayores impulsores de la creación del fondo de recuperación del coronavirus no lograron todo lo que querían. En particular, en lo que respecta a la vinculación del Estado de derecho con el acceso a la ayuda. Pero es probable que se sientan aliviados de que se haya logrado un acuerdo. Francia recibirá 40 000 millones del fondo. Alemania, al menos conserva, su reembolso presupuestario.

Ningún Estado miembro podría ser señalado como perdedor pero facilitar el pacto ha significado recortes en proyectos clave en el medio ambiente, la salud y la innovación. De momento, las intensas negociaciones en Bruselas han terminado. Ahora, es posible que los líderes europeos tengan que justificar ante la oposición, en sus respectivos países, las decisiones adoptadas.