Última hora
This content is not available in your region

El 2020 se anuncia como una temporada de tormentas y huracanes excepcional en el Atlántico

Un faro de Inglaterra frente a las olas traidas por la tormenta Ellen el pasado viernes.
Un faro de Inglaterra frente a las olas traidas por la tormenta Ellen el pasado viernes.   -   Derechos de autor  GLYN KIRK/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

El Reino Unido e Irlanda han recibido el azote de la segunda tormenta "con nombre" de una temporada que llega con mucho adelanto. La semana pasada la tormenta Ellen dejó fuertes vientos y lluvias, dejando un rastro por países como España y Francia.

Ahora le toca el turno a Francis que ha golpeado las Islas Británicas este lunes por la noche y seguirá dejando este martes vientos superiores a los 100 kilómetros por hora y lluvias intensas que ya han causado inundaciones, daños en viviendas y cortes de carretera y del tendido eléctrico para centenares de usuarios.

"Aunque no son excepcionales, los vientos tan fuertes son inusuales para agosto" dice el MetOffice británico "y estarán acompañados de algunas lluvias fuertes en algunos lugares, con posibles trastornos en el transporte e impactos en las actividades al aire libre. También se esperan grandes olas en las zonas costeras del suroeste, incluido el Canal de Bristol, durante todo el martes, que se desplazarán a lo largo del Canal de la Mancha a medida que avance el día".

El miércoles la tormenta seguirá su camino hacia el este con Holanda, Dinamarca, el norte de Alemania y Polonia y el Báltico en su camino.

Al otro lado del Atlántico, la tormenta tropical Laura ha cobrado fuerza en el Golfo de México y llegará a las costas de Luisiana y Texas con la temible categoría 4 (en una escala de cinco).

NASA Earth Observatory
23 de agosto, la tormentas Marco (arriba a la izquierda) frente a Florida y Laura (hoy convertida en huracán) sobre CubaNASA Earth Observatory

Una temporada de tormentas en el Atlántico muy agitada

La agencia meteorológica estadounidense NOAA advertía a principios de mes que se están dando todas las condiciones para vivir una temporada de huracanes en el Atlántico muy agitada. Y de momento las predicciones se están cumpliendo, con la doble amenaza de los las tormentas tropicales Laura y Marco en el Caribe y el Golfo de México.

La agencia estimaba a principios de mes que hay un 85% de probabilidades de que la temporada de huracanes sea más activa de lo normal.

De hecho ya es extremadamente raro que en el mes de agosto las tormentas con nombre ya vayan por la letra L (por Laura).

"Este año, esperamos más tormentas, más fuertes y de mayor duración que el promedio, y nuestro rango de predicción ACE se extiende muy por encima del umbral de la NOAA para una temporada extremadamente activa", dijo el Dr. Gerry Bell, principal pronosticador de huracanes de la temporada en el Centro de Predicción del Clima de la NOAA.

Los huracanes se "alimentan" con las aguas cálidas y con el calentamiento global los océanos están cada vez más calientes y generan cada vez más tormentas de mayor intensidad.

Después de recorrer el Caribe en general los huracanes se transforman en depresiones que recorren la costa Este estadounidense y cruzan el Atlántico hasta Europa provocando tormentas y perturbaciones.

Sólo en algunos casos los huracanes toman el camino inverso y cruzan el Atlántico. El año pasado el huracán Lorenzo llegó hasta las Azores y algunos expertos consideran que el cambio climático podría estar afectando al patrón de comportamiento de los huracanes que genera el Caribe.