Última hora
euronews_icons_loading
La música de las favelas lleva alegría a las calles de Heliópolis

Un grupo de jóvenes músicos de Heliópolis, la mayor favela de Sao Paulo, actuó el martes en las calles del barrio en un intento de dar un respiro a los ciudadanos, muy preocupados por el avance del coronavirus en Brasil. Los artistas forman parte del Instituto Baccarelli, una organización sin ánimo de lucro que promueve la inclusión social de niños y jóvenes en la comunidad desde 1996. Heliópolis es el hogar de más de 200 000 personas y, como la mayoría de las favelas del país, ha sido duramente golpeada por la COVID-19 y sus graves consecuencias sanitarias y económicas.

Mientras el cuarteto de cuerdas tocaba, los residentes que regresaban del trabajo se detenían a escuchar su música en la calle o salían a sus ventanas y balcones para disfrutar de su arte. "Todo el que pasa se asombra", relataba Luis Fernando Lopes, un ciudadano de 30 años, residente en Heliópolis.

El Instituto Baccarelli trata de extender el acceso de los habitantes de las zonas más pobres a ese tipo de música y a las actuaciones. Palloma Izidio es un ejemplo de su exitosa formación. proveniente de una familia muy modesta, se mudó a Heliópolis cuando tenía 17 años para poder estudiar música.

El Instituto cerró, durante algún tiempo, debido a la pandemia. Poco después, empezó a dar clases magistrales en línea con músicos internacionales de renombre. En una de ellas, un músico belga escuchó a Izidio tocar y, después de varias pruebas, la violinista fue admitida en el Conservatorio Real de Mons en Bélgica.

El Instituto Baccarelli tiene 1 200 estudiantes divididos en clases instrumentales y corales y cuenta con cuatro orquestas profesionales. Todos ellos son originarios de Heliópolis.