Última hora
This content is not available in your region

Cadena perpetua y sin derecho a libertad condicional para el autor de la matanza de Christchurch

euronews_icons_loading
Cadena perpetua y sin derecho a libertad condicional para el autor de la matanza de Christchurch
Derechos de autor  John Kirk-Anderson/AP
Tamaño de texto Aa Aa

El terrorista supremacista australiano Brenton Tarrant, que mató a 51 personas en un atentado contra dos mezquitas en Nueva Zelanda en marzo del año pasado, fue condenado este jueves a cadena perpetua sin libertad condicional, por este crimen "brutal" e "inhumano".

"Sus crímenes son tan malvados, que aunque se le mantenga preso hasta la muerte, no se agotaría el castigo y la condena que requieren", dijo el juez Cameron Mander, del Tribunal Superior de Christchurch, que al privarle de pedir libertad condicional dictó una condena sin precedentes en Nueva Zelanda.

Tarrant fue condenado por 51 cargos de asesinato a cadena perpetua sin libertad condicional, a doce años por cada uno de los 40 cargos por intento de asesinato y a cadena perpetua por el cargo de terrorismo por el atentado con armas semiautomáticas que perpetró el 15 de marzo de 2019 en las mezquitas de Al Noor y Linwood, en la ciudad neozelandesa de Christchurch.

Una matanza sin precedentes

Tarrant había planificado el atentado meticulosamente y en solitario desde que llegó en 2017 a Nueva Zelanda, un plácido país en el que episodios de violencia extrema como el que protagonizó son extremadamente infrecuentes, para causar el mayor daño posible, por lo que eligió perpetrarlo un viernes, día en que los musulmanes acuden en masa a las mezquitas para orar.

El 15 de marzo de 2019, cargado de armas semiautomáticas, Tarrant disparó indiscriminadamente y a quemarropa contra niños, mujeres y ancianos mientras retransmitía en directo matanza por Facebook, tras haber publicado su extremista ideario de supremacismo blanco en las redes y enviado mensajes a las autoridades y a la prensa pocos minutos antes para ganar notoriedad.

Durante el proceso, Tarrant había dado algunas sorpresas como el declararse culpable en marzo pasado, con lo que se evitó un proceso judicial prolongado con alegatos de las partes, así como el cambiar de renunciar a tener representación legal.

Este jueves, el abogado de oficio del reo designado por el juez, informó al Tribunal de que el supremacista blanco no se oponía a la cadena perpetua sin libertad condicional, tras haber hecho renunciado la víspera a su derecho a hablar en el juicio.

"usted se mantiene completamente ensimismado. No ha pedido disculpas ni ha aceptado públicamente el daño que ha causado. No hay muchos indicios de que sus alegatos denoten un profundo sentimiento de remordimiento ante sus víctimas o de que esté particularmente afligido por haber causado tan terrible dolor", señaló el juez Mander.

Tras darse a conocer el fallo, la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, manifestó que Tarrant "merece toda una vida en completo y absoluto silencio".

"El trauma del 15 de marzo no sanará fácilmente, pero hoy espero que sea la última vez que tengamos motivo para escuchar el nombre del terrorista que estuvo detrás (del atentado)", señaló la mandataria, quien en marzo de 2019 pidió que no se le identificara para no proporcionarle la fama que buscaba.