Última hora
This content is not available in your region

¿El envenenamiento de Navalni puede cambiar el voto de los rusos en las elecciones regionales?

Foto de archivo del líder de la oposición rusa, Alexei Navalni, de septiembre 2018.
Foto de archivo del líder de la oposición rusa, Alexei Navalni, de septiembre 2018.   -   Derechos de autor  AP Photo/Pavel Golovkin, File
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras una veintena de regiones rusas se dirigen a las urnas este domingo 13 de septiembre, las campañas electorales se desarrollan con las noticias y la conmoción por el envenenamiento del líder de la oposición como trasfondo.

Alexéi Navalni salió el lunes del coma inducido en el que estuvo casi tres semanas, después de sentirse mal durante un vuelo interno en Rusia.

Las autoridades de Alemania, donde se está recuperando, aseguran que el político fue envenenado con Novichok, un agente nervioso de origen soviético que también se identificó como el causante del envenenamiento en 2018 del ex espía ruso Sergei Skripal y su hija en Salisbury, Reino Unido.

Los politólogos rusos dicen que el incidente con Navalni es el asunto más importante en estas elecciones, ¿cómo influirá en los votantes?

Las urnas como protesta

"En estas condiciones, el voto puede convertirse en una forma de protesta", dice Kirill Martynov, editor político del diario Novaya Gazeta.

Martynov dice que esta inusual situación política abre nuevas oportunidades para la oposición rusa. "El apoyo a Navalni y su estrategia del 'voto inteligente' parece ahora más relevante que nunca, simplemente porque para muchas personas, que están insatisfechas con lo que está sucediendo en el país, ahora es un imperativo moral".

El "voto inteligente" es una estrategia impulsada por Navalni en las elecciones para arrebatar votos al partido oficialista en Rusia. Consiste en pedir votos para el candidato que tenga más posibilidades de derrocar al de Putin en cada territorio del país, con independencia del partido al que pertenezca.

El periodista ruso dice que expresar apoyo a Navalni en las urnas cobra estos días un particular significado: "combatir el uso de las sustancias tóxicas contra los ciudadanos rusos en nuestro propio país".

"No había un motivo claro para las protestas, todo el mundo estaba confundido, desanimado, muchos estaban asustados por los acontecimientos en torno a Navalni, pero el 13 de septiembre la gente podrá expresar su actitud ante lo que está sucediendo con la oposición rusa, ante la vida de personas concretas, nuestros conciudadanos".

El analista político Dmitri Oreshkin está de acuerdo en que el envenenamiento de Navalni puede llevar a un mayor apoyo a la oposición.

"Me parece que el Gobierno está perdiendo parte de su apoyo, y la gente se inclinará a apoyar a la oposición simplemente porque no están de acuerdo con el estilo y la manera de fortalecer el poder que Putin está implementando", explica.

Pero la estrategia del "voto inteligente" funcionará peor con Navalni fuera de juego. "La confianza juega un papel clave en este modelo", explica, "cuando Navalni dice que el Sr. B tiene la mejor oportunidad de expulsar al Sr. A del partido gobernante, funciona, porque la gente le cree. Sin Navalni, esta maquinaria funcionará peor".

¿Quién, si no es Navalni?

"Ahora Navalni es una figura más unificadora que nunca", dijo Kirill Martynov.

Según él, todos los proyectos lanzados por el político, incluyendo el "voto inteligente", continuarán con la misma, o incluso con más, energía por parte de su equipo: "ha crecido un número de jóvenes políticos que están listos para continuar esta actividad política, sin esperar ningún permiso del propio Navalni o del Kremlin o de la Administración Presidencial.

Gleb Kuznetsov, jefe del consejo del Instituto de Expertos en Investigación Social, señala: "el lugar que Navalni ha ocupado para su público estará libre durante muchos meses, y alguien puede incluso intentar reclamarlo".

Sin embargo, duda que esto tenga éxito: "Navalni es una persona especial después de todo, su discurso político es muy específico, y lo que estaba haciendo es difícil de repetir".

"Si Navalni queda fuera de la política por mucho tiempo, realmente no hay nadie que lo reemplace", concuerda Oreshkin."Si Navalny no se recupera, tendrán que pasar unos años más antes de que la oposición dentro de sí misma pueda determinar quién estará a cargo".

Oreshkin compara la situación con la fuerza que ha ganado la oposición bielorrusa en las últimas elecciones: "cuando una enorme protesta masiva espontánea madura, entonces una líder como Svetlana Tikhanovskaya eclosiona rápidamente".

Pero, a su juicio, un nuevo líder de la oposición rusa que haga sombra a Navalni necesitará mucho tiempo para madurar.

Las elecciones locales para resolver los problemas locales

Gleb Kuznetsov subraya que la fama de Navalni en las regiones rusas es incomparable con la de Moscú. Por lo tanto, según el politólogo, su envenenamiento no puede influir en las elecciones de ninguna manera.

"Para Moscú, San Petersburgo, tal vez Ekaterimburgo, los centros más grandes, ciudades con millones de personas, él es ciertamente una persona conocida. Pero para esta enorme Rusia interna, su importancia no debe ser sobreestimada. No es un actor y un jugador en las elecciones regionales".

"La gente se preocupa por sus propios problemas", concluye.