Última hora
This content is not available in your region

¿Puede suponer el caso Navalni nuevas sanciones contra Rusia?

euronews_icons_loading
¿Puede suponer el caso Navalni nuevas sanciones contra Rusia?
Derechos de autor  Post
Tamaño de texto Aa Aa

El caso Navalni ha sido la gota que ha colmado el vaso para Europa. Tras confirmarse que el opositor ruso fue envenenado con un agente nervioso del grupo novichok en su habitación de hotel. El Parlamento Europeo ha pedido nuevas sanciones contra Rusia.

En la resolución, que salió adelante con 532 votos a favor, 84 en contra y 72 abstenciones, el Parlamento condenó de forma "enérgica" la acción contra Navalni y manifestó su "preocupación por el uso repetido de agentes químicos nerviosos contra ciudadanos rusos".

Por su parte, Moscú asegura que se trata una provocación ideada por Occidente para justificar las nuevas sanciones.

"Consideramos que la propuesta de asociar el nombre de Navalni a las sanciones es un intento de dar a las nuevas restricciones, por parte de la Unión Europea, un carácter intencionadamente anti-ruso. Esto ocurre mientras nuestra propuesta a Berlín para realizar una investigación conjunta se ignora alegando falsos pretextos", ha asegurado Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Desde Europa aseguran que el envenenamiento de Navalni es un "esfuerzo sistémico" del Gobierno ruso para sofocar a la oposición. Los eurodiputados urgen a las autoridades rusas que "pongan fin al hostigamiento, la intimidación, la violencia y la represión de sus oponentes políticos".

"Rusia no iba a investigar"

Se ha podido arrojar luz sobre lo sucedido gracias a las pruebas que enviaron los compañeros de Navalni a Alemania, porque "era evidente que Rusia no iba a investigar".

"Este es un hallazgo significativo porque si la botella hubiese permanecido en la habitación del hotel y la hubiesen tirado o cogido las fuerzas de seguridad locales, no habría habido ninguna investigación y posiblemente no sabríamos por qué Alexéi fue envenenado", ha señalado Ksenia Fadeeva, coordinadora de la campaña de Navalni en Tomsk.

"Por lo menos los alemanes han podido averiguar cuál era el veneno. Si no hubiésemos podido enviar la botella de agua a Alemania, probablemente no lo habrían identificado", ha añadido.

Navalni no es el primer opositor envenenado de esta forma. El mismo veneno se utilizó en un ataque contra el exespía ruso Serguéi Skripal en 2018.