Última hora
This content is not available in your region

Europa atenazada por la segunda ola de la pandemia

euronews_icons_loading
Un hombre con mascarilla en el distrito de Vallecas, en Madrid
Un hombre con mascarilla en el distrito de Vallecas, en Madrid   -   Derechos de autor  Manu Fernández/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

El virus se extiende de nuevo por Europa. El Reino Unido, al igual que España o Francia, se sumerge peligrosamente en la segunda ola de la pandemia.

El primer ministro británico, Boris Johnson, se dirigirá este martes al país para anunciar una batería de nuevas medidas, entre ellas, el cierre de bares, restaurantes y pubs a las diez de la noche.

Los expertos alertan de que en pocas semanas se podrían alcanzar los 50.000 casos diarios

El Gobierno ha elevado la alerta a nivel cuatro de cinco posibles, tras la advertencia de los asesores médicos de que, si no se actúa rápido, a mediados de octubre podría haber 50.000 nuevos casos y hasta 200 muertes diarias.

Los casos de coronavirus se duplicando cada siete días, mientras el Gobierno "no descarta" imponer confinamientos. Desde la semana pasada, en Inglaterra están prohibidas las reuniones sociales de más de seis personas, tanto en interior como en exterior.

Lyon se suma a Niza, Burdeos y Marsella y endurece las medidas

En Francia, Lyon, la tercera ciudad del país, endureció este lunes las restricciones siguiendo el ejemplo de otros grandes núcleos urbanos como Niza, Burdeos o Marsella. En todos ellos, la tasa de contagio es tres o cuatro veces superior al nivel de alerta.

Además de extenderse todavía más la obligación de portar mascarilla, se vuelven a restringir las visitas a las residencias de ancianos.

Munich prohíbe las reuniones de más de cinco personas

En Alemania, la ciudad de Munich, con una de las tasas de contagio más altas del país, ha prohibido las reuniones de más de cinco personas. También se ha hecho obligatorio el uso de mascarilla en los espacios públicos concurridos

"No creo que las mascarillas sean mucha utilidad y, en lugares públicos, es una estupidez", opina una mujer.

"Mucha gente no usa la mascarilla de forma adecuada. Acabo de estar en el metro y hay algunos que no se la ponen correctamente y así es inútil", se lamenta otro habitante de Munich.

Las restricciones llegan hasta Islandia, donde ya no se habla de segunda sino de tercera ola de la pandemia. Los bares de la región de la capital permanecerán cerrados durante esta semana tras registrarse un grupo de 75 contagios.