Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: ¿Se podrían haber evitado los retrasos de las pruebas PCR en España?

Profesores se someten al test del coronavirus el 2 de septiembre de 2020, en Madrid, España.
Profesores se someten al test del coronavirus el 2 de septiembre de 2020, en Madrid, España.   -   Derechos de autor  AP Photo/Paul White, archivo
Tamaño de texto Aa Aa

El padre de Marina González se despertó con unas décimas de fiebre. En cuanto miró el termómetro fue a su centro de salud a pedir una prueba PCR.

“Se hizo el test y le dijeron que debía permanecer en casa hasta el resultado. A los que convivimos con él no nos dijeron nada, iban a tardar dos días, pero fueron siete”, explica González, de 26 años y vecina del barrio de Villaverde, en Madrid, una de las zonas más afectadas de la capital.

Tras comunicarle el resultado positivo, Marina González y su madre tuvieron que ir al hospital a hacerse un test. Su madre lo tuvo a las 24 horas y dio negativo. Ella tuvo que esperar nueve días.

Aunque, en su caso, explica esta madrileña, el test tardó más porque la médico de su centro de salud estaba de baja por COVID-19: “la saturación era tanta que no podían hacerse cargo de todos los casos que ella llevaba”. Durante esos nueve días, tuvo que estar de baja.

La Comunidad de Madrid está saturada. Ha estado en el epicentro de los contagios desde el inicio de la pandemia en Europa. De hecho, el sur la ciudad amaneció este lunes semiconfinada. Las últimas cifras oficiales que datan del pasado viernes reportaron 1.212 casos nuevos de coronavirus en 24 horas y 33 fallecidos.

Pero casos como el de González y su familia se repiten en toda España, actualmente el país europeo con más contagios registrados desde el inicio de la pandemia con más de 600.000.

“Llevábamos diciendo casi un mes que iba a pasar esto”, lamenta Juan Carlos Rodríguez, presidente de la Asociación Española de Técnicos de Laboratorio. Rodríguez sabe bien de qué habla, y desde su punto de vista, el gran problema para realizar tests ha sido la falta de apoyo en los laboratorios.

“Durante estos meses se ha hecho acopio de EPIS (Equipos de Protección Individual) en los hospitales para que no pasara lo que ha pasado, pero se necesitaba hacer acopio de reactivos”, cuenta este técnico, que lamenta que su gremio haya sido “el gran olvidado en esta pandemia” pese a tener mucha responsabilidad.

Son los reactivos de los que habla Rodríguez los que generan más problemas. Para realizar estos test hay que utilizar un tipo de reactivos del mismo fabricante que el robot que se vaya a usar para analizarlos. “Hay una rotura de stock, la mayoría de los hospitales tienen este problema, por dos razones; una porque no se ha hecho acopio de ellos y otra porque no se ha diversificado en los laboratorios”.

Reactivos y técnicos: los laboratorios denuncian falta de apoyo

Cuando Rodríguez habla de diversificar, se refiere a tener más de un robot, de más de un fabricante, para que, en caso de que una firma se quede sin reactivos, se pueda comprar a otra.

“Las pruebas PCR no son nada nuevo”, dice el presidente, que cuenta que también se utiliza para otros virus y que en los laboratorios están más que acostumbrados a hacerla. De forma muy resumida, el proceso consiste en multiplicar el posible material genético del virus presente en una muestra para después detectarlo.

Para detectar la presencia del COVID-19, entran en juego los reactivos, sustancias que se adhieren a ese código genético y, en esta caso, emiten cierta cantidad de luz que es percibida por un robot. Si la emisión de luz supera un cierto umbral, el robot determina que hay presencia del virus en la muestra. Sin embargo, los robots de un determinado fabricante solo funcionan con reactivos de la misma marca.

La otra opción, explica el técnico, es que los fabricantes adapten sus máquinas para funcionar con reactivos de otras marcas. “Los jefes de microbiología deberían exigir a las marcas que los robots funcionasen con muestras de otras firmas”, algo, cuenta Rodríguez, que ya se está haciendo en algunos hospitales y laboratorios pero que depende de la voluntad y la capacidad de negociar de los encargados.

Pero los reactivos no son el único problema: “En muchos casos hay reactivos y equipos pero no técnicos de laboratorio porque no se han contratado. La Comunidad Valenciana , Madrid o Andalucía no han contratado los técnicos necesarios", lamenta Rodríguez.

"Y en las comunidades en las que hay técnicos hay problemas de reactivos”.