Última hora
This content is not available in your region

Impacto cultural de los rusos blancos en el mundo

euronews_icons_loading
Impacto cultural de los rusos blancos en el mundo
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

A raíz de la Revolución de Octubre, emigraron más de un millón de rusos. Muchos dejaron su huella en las artes, las ciencias y la vida pública de los países a los que llegaban.

De ellos alrededor de cincuenta mil, los rusos blancos, en contraste con los rojos, que gobernaban en Moscú, se establecieron en Francia.

Entre esta primera ola de emigración se encontraba el novelista y poeta Ivan Bunin, considerado el heredero literario de Tolstoi y Chejov y el primer ruso en ganar el Premio Nobel de Literatura en 1933.

Cafés como La Coupole, en París, estaban en el corazón de la vida intelectual y artística en 1920 y 1930, y era allí donde Bunin escribía y se reunía con otros emigrados rusos.

Anna Lushenkova Foscolo, profesora asociada de literatura rusa y especialista en Bunin, explicó a euronews:“En una de sus novelas titulada En París, cita este café, La Coupole_, y es aquí donde dos de sus personajes tienen una cita amorosa. Sabemos que los escritores rusos que precedieron a Bunin como Tolstoi y Dostoievski fueron extremadamente populares en Francia y en el extranjero. Y este premio supuso una especie de resurgimiento de la literatura rusa y de su reconocimiento en el exterior. Creo que la escritura de Ivan Bunin adquirió algo nuevo durante los años que pasó en Francia y eso fue la nostalgia por la importancia de los temas rusos”_

Otra figura destacada entre los exiliados rusos fue Serge Diaghilev, quien formó los legendarios Ballets Rusos, conquistando París y el resto del mundo.

La asombrosa técnica de sus bailarines y sus innovadoras colaboraciones con artistas como Picasso, Coco Chanel y Stravinsky cambiaron la danza.

En el Teatro Nacional de Chaillot , en el centro de París, preparan un montaje de la coreógrafa Bronislava Nijinska, Voila la Femme. Minuciosos ensayos de una obra cumbre de la danza contemporánea de los Ballets Rusos.

El director del teatro, Didier Deschamps, recuerda que_“Los Ballet Rusos crearon un nuevo estilo de coreografía que cambió por completo la forma en que los bailarines se expresaban, la dinámica, el posicionamiento, el poder de cada gesto; era completamente nuevo. Y es algo de gran interés para los coreógrafos actuales. Lo que es tan sorprendente de Serge Diaghilev es que llegó con esta compañía de danza increíblemente famosa y creó actuaciones totalmente nuevas y sin precedentes que hicieron que el público viera el mundo de una manera diferente"._

Los artistas rusos de hoy continúan con esta herencia.

Yevgeny Primakov, director de la agencia federal del ministerio de Exteriores de Rusia Rossotrudnichestvo ve que "La cultura es siempre un diálogo, un intercambio de ideas, un intercambio de valores. Es genial cuando la gente llega a conocer la cultura rusa a través de ejemplos dinámicos modernos, no solo a través de los clásicos. Es maravilloso. Considero que el objetivo de Rossotrudnichestvo es ser una institución de comunicación e intercambio".

Con base en Moscú, Yuri Bashmet es director de orquesta y violinista y actúa en conciertos en todo el mundo. Asegura que la influencia que han tenido los músicos y compositores rusos en el mundo "es enorme. __Lo que Occidente recibe de Rusia es una energía joven increíble; después de todo, somos más jóvenes como nación. Los rusos ofrecemos nuestra alma y animamos al resto del mundo a hacer lo mismo”.

Un siglo después, los artistas rusos siguen llevando la rica cultura de su tierra natal a una audiencia internacional.