Última hora
This content is not available in your region

¿Soportará la estrategia sueca el repunte de casos de COVID-19?

euronews_icons_loading
Un grupo de personas hace un picnic en Estocolmo durante la festividad del Midsummer
Un grupo de personas hace un picnic en Estocolmo durante la festividad del Midsummer   -   Derechos de autor  Andres Kudacki/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Los casos de COVID-19 están registrando un aumento importante en Estocolmo, la capital sueca, hasta el punto de que las autoridades se plantean imponer medidas restrictivas, algo que supondría un giro drástico en su estrategia hasta ahora.

"La tendencia regresiva se ha roto. Si la curva sigue subiendo, la situación puede ser peligrosa" afirmó el responsable de Sanidad de la capital, Bjorn Eriksson.

Por el momento, cuando caminas por Estocolmo, es difícil ver señales de la lucha contra la COVID-19. La gente aquí parece estar viviendo como siempre. Las tiendas, restaurantes y colegios han permanecido abiertos durante la pandemia y las mascarillas apenas se ven.

La estrategia del país ha sido polémica, pero si preguntamos a los suecos, la mayoría opina que un confinamiento no habría sido mejor.

"Entonces habríamos tenido problemas económicos. La gente no habría podido pagar el alquiler ni las facturas, y se habría deprimido. Eso tampoco es bueno", opina una mujer.

"Muchos países le están dando vueltas y ven que no hay ningún cierre total que haya funcionado", añade un joven.

Inmunidad de grupo y responsabilidad individual

La estrategia sueca se basa en la responsabilidad de la población, sin restricciones, salvo la prohibición de reuniones de más de 50 personas. Solo se pide a los suecos que trabajen desde casa cuando sea posible y que respeten la distancia de seguridad, al tiempo que se va desarrollando una inmunidad de grupo.

"Creo que la mayoría de la gente lo intenta (mantener las distancias) -dice una mujer-. Me refiero a la forma en la que caminamos por la calle. Ya no vamos recto, caminamos tratando de evitar a la gente. Realmente intentamos cuidarnos los unos a los otros".

Muchos más casos que sus vecinos nórdicos, pero menos que en otros países europeos

Suecia ha registrado desde el inicio de la pandemia cerca de 90.000 casos de COVID-19 y supera los 5.800 fallecidos. Cifras muy superiores a las de sus vecinos nórdicos, con políticas menos laxas, pero significativamente más bajas que las de otros países europeos, en los que se aplican medidas estrictas.

La cuestión que se plantea es si ese modelo sueco solo sirve para Suecia o podría aplicarse en otros países. Muchos destacan el civismo de los suecos, que además son menos dados a las expresiones de afecto que otros pueblos del sur de Europa.

Nos hemos reunido con Anders Tegnell, el arquitecto de la estrategia sueca, para preguntarle si mantendrá su postura a largo plazo.

"No es una enfermedad de la que nos vayamos a deshacer, así que tenemos que mantenerla a un nivel razonable -afirma-. En este momento en los hospitales no hay muchos casos. En general, el nivel de propagación es bastante aceptable. Al menos hasta que tengamos una vacuna y espero que pasemos a algo mejor".

"Tendríamos que haber reconocido la serie amenaza que representaba"

Pero para aquellos que viven con la enfermedad, el modelo sueco tiene lagunas.

"Creo que deberíamos haber sido más rápidos a la hora de reconocer la seria amenaza que esto representa", opina Emma Martensson. Esta mujer enfermó de COVID-19 hace seis meses y todavía sufre importante secuelas.

"Los dos principales síntomas que persisten son el pulso elevado y las dificultades respiratorias -cuenta-. Hoy es un buen día. Caminar como lo estoy haciendo no hubiera sido posible en un mal día. Tendría que parar para recuperar mi aliento".

¿La estrategia sueca es la acertada ? y, sobre todo, ¿podrán mantenerla ante un nuevo envite de la pandemia? La respuesta llegará posiblemente en las próximas semanas. Según las autoridades suecas, en los últimos siete días se han registrado en Estocolmo 305 nuevos casos, frente a los 254 de la semana anterior.