Última hora
This content is not available in your region

El Sevilla cae en la final de la Supercopa ante el Bayern de Munich por 2-1 en la prórroga

euronews_icons_loading
Los jugadores del Bayern posan con la copa
Los jugadores del Bayern posan con la copa   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Al Sevilla pierde la supercopa de Europa en la prórroga ante el Bayern de Munich en Budapest. El equipo andaluz fue un rival muy duro de roer para el todopoderoso conjunto alemán. Empezó marcando Ocampos de penalty, igualado rápidamente por los bávaros. Pero en el minuto 104, un gol del centrocampista español Javi Martínez para el Bayern acabó con el sueño sevillista.

Se dejaron la piel

Una derrota llena de dignidad y arrojo. Y un partido importante más allá del fútbol, al haber sido el primer encuentro internacional europeo con espectadores desde el comienzo de la cuarentena.

Primer partido con público

"Hay una gran multitud frente al Puskas Arena", comenta nuestro corresponsal Ádám Magyar. "Durante seis meses no se ha celebrado ningún partido internacional con espectadores. Es muy importante para el Gobierno húngaro acoger la final de un torneo internacional en este flamante estadio, y la UEFA quería un partido de prueba con público. El número de contagios se está disparando en Hungría, pero esto no les hizo cambiar sus planes".

Se permitió la entrada al estadio de unas veintemil personas, el treinta por ciento de su capacidad, estableciéndose estrictas medidas anticontagios, que no sentaron bien a todos.

"No hay coronavirus. Esto es solo la gripe que tenemos todos los años".

También encontramos entre el público a fans keniatas del Bayern más conscientes de los riesgos.

"Es real, es verdad, y está afectando a la gente. Pero eso no podía desanimarnos a venir y apoyar a nuestro equipo, porque esto era una oportunidad única para nosotros".

Efecto contagio

Se tardarán unas semanas en conocer las consecuencias. La UEFA podría decidir entonces si permite o no la entrada de aficionados en los partidos de la Liga de Campeones.

Virus aparte, el Sevilla de Lopetegui se marcha de la capital húngara con la decepción de que la tercera no fue la vencida . En 2015 perdió la final de este torneo ante el Barcelona y un año después frente al Real Madrid.