Última hora
This content is not available in your region

Las autoridades italianas activan los planes de contingencia ante una segunda ola de coronavirus

euronews_icons_loading
Las autoridades italianas extreman las medidas para evitar una segunda ola de coronavirus
Las autoridades italianas extreman las medidas para evitar una segunda ola de coronavirus   -   Derechos de autor  Luca Bruno/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Por vez primera desde el final del brote inicial de la pandemia, los hospitales italianos vuelven recibir a pacientes afectados por el coronavirus.

Se trata de los primeros enfermos de una segunda ola que Italia ha frenado hasta el momento, y que afecta de lleno a otros países europeos como España y Francia.

De norte a sur, las autoridades italianas han activado sus planes de contigencia, en esta ocasión para anticiparse al virus. Lombardía sigue siendo la región más afectada, con unos 9.000 casos activos aunque el ritmo de contagios empieza a aumentar en el sur.

Contagios que también aumentan en la región de Campania, en donde el uso de la mascarilla en el exterior es obligatorio.

Todas las precauciones son pocas aunque la gestión de la nueva normalidad en Italia está demostrando su eficacia a nivel internacional, al menos en Europa.

¿Pero, cuáles son las razones que explican esta solvencia contrastada en la lucha contra la pandemia?

Todos los expertos coinciden al señalar que ser los primeros, concedió a las autoridades ventaja para diseñar el desconfinamiento. Otra razón de peso es la alta aceptación del uso obligatorio de la mascarilla. Todo sin olvidar la memoria colectiva de los momentos vividos.

"Fue el primer país en el contexto europeo en verse envuelto en la emergencia de esta nueva enfermedad, habiéndose experimentado de una forma muy fuerte, muy amplia, el drama de la difusión de los casos, y del número de muertos con las imágenes espantosas del traslado de los ataudes, que ha provocado una fuerte participación emotiva por parte de las personas. Hemos mantenido este tipo de memoria que nos ha hecho mantener una disciplina", ha explicado la profesora de enfermedades infecciosas de la Universidad de La Sapienza, Gloria Taliani.

Más allá del comportamiento individual, el sistema de detección y rastreo de los positivos está funcionando perfectamente.

A pesar de la situación favorable, el viceministro de Sanidad italiano, Pierpaolo Sileri, advierte de que no hay que bajar la guardia.

No obstante, cree que la capacidad demostrada por los italianos para convivir con el virus es una prueba inequívoca de la preparación del país para hacer frente a la segunda ola.