Última hora
This content is not available in your region

Una fábrica de cemento en Eslovenia es acusada de producir altos niveles de contaminación

euronews_icons_loading
Euronews
Euronews   -   Derechos de autor  Johannes Pleschberger
Tamaño de texto Aa Aa

La mayor fábrica de cemento de Eslovenia ha despertado la angustia de los ciudadanos. La empresa Salonit Anhovo dejó de producir amianto en la década de 1990 para fabricar cemento, pero ahora también se dedica a quemar toneladas de desechos para la producción de energía.

Unos 200 residentes de la zona quieren detener esta práctica ya que temen un impacto mortal en la salud. Se ha registrado una importante cifra de trabajadores con cáncer, algunos han fallecido por la enfermedad. El estado porporciona una especie de pensión a los afectados.

"Ningún dinero puede devolver de la muerte a la gente. Ningún dinero puede curar el dolor que tienes", asegura Liliana Misigoj, sus padres murieron por complicaciones de salud a raíz de sus trabajos en la fábrica.

En la parte afectada del valle Socha, se han documentado más de 2.000 enfermedades relacionadas con el amianto de las cuales 128 mesoteliomas y 65 cánceres de pulmón, datos entre 1998 y 2016.

Tanto los médicos como los activistas medioambientales critican a las fábricas de cemento como Salonit por emitir más contaminantes en comparación con las plantas oficiales de incineración de residuos. El presidente del consejo de administración de Salonit Anhovo, Julijan Fortunat, ve al gobierno como responsable de estos límites de emisión.

"Podemos prometer también a la población local que seremos más que complacientes con las demandas de nuestro gobierno y el gobierno europeo ", dijo Fortunat.

El Ministerio de Medio Ambiente de Eslovenia respondió diciendo a las denuncias alegando que "el rendimiento medioambiental de Salonit Anhovo es incluso mejor que el de la mayoría de las plantas de cemento europeas".

Entre otros compuestos, Salonit también emite el contaminante cancerígeno benceno. Sin embargo, según los expertos, las mediciones emitidas por la empresa mostraron un nivel de contaminación muy bajo.

Salonit Anhovo pidió al gobierno esloveno permiso para aumentar la incineración de residuos en un 25%. Actualmente las autoridades están evaluando esta solicitud.