Última hora
This content is not available in your region

Los constructores de automóviles presentes en el Reino Unido buscan un acuerdo con la UE

euronews_icons_loading
Los constructores de automóviles presentes en el Reino Unido buscan un acuerdo con la UE
Derechos de autor  David Zalubowski/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Mini es un icono británico; un utilitario que ha perdurado desde 1959. El Reino Unido está en su ADN. Pero durante los últimos 20 años, ha formado parte del Grupo BMW, de Alemania. La mayoría de los Minis se construyen en Oxford con componentes de una cadena de suministro internacional. Partes del motor cruzan el canal de la Mancha tres veces, antes de que un nuevo coche salga de la línea de producción. Si no llega a un acuerdo sobre el Brexit, la situación podría acarrear un impuesto del 10 % del valor, cada vez que cruce la frontera. Y luego, una vez más, cuando el coche terminado se exporte para venderlo.

'Necesitamos un trato. Cómo sea de grande, de amplio y de profundo afectará a la viabilidad de la industria. Necesitamos evitar los aranceles ya que amenazarán la competitividad de la industria del Reino Unido", declara Mike Hawes, director ejecutivo de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles.

La mayoría de los fabricantes de coches británicos es de propiedad extranjera. El grupo Jaguar Land Rover, pertenece al gigante indio Tata. Los coches que se venden en el Reino Unido como Vauxhall son conocidos como Opel en el resto de Europa y son propiedad de la empresa francesa que está detrás de Peugeot y Citroën. Y algunos de los mayores productores de la industria británica son japoneses, como es el caso de Nissan y Toyota. Honda ya ha anunciado que cerrará su planta británica el próximo año.

"Dada la situación, los japoneses piensan que se ha roto el contrato. Consideran que no tienen que quedarse, necesariamente, aquí. Esta es una industria que funciona con márgenes muy estrechos y un arancel del 10% afectará a las ventas, a los beneficios y habrá interrogantes sobre el futuro de las plantas en el Reino Unido", afirma David Bailey, profesor de Estrategia Industrial de la Universidad de Birmingham.

"El desarrollo del último modelo del Mini ya ha sido suspendido. Un alto ejecutivo de BMW advirtió el año pasado que si no se llegaba a un acuerdo, tendrían que considerar la posibilidad de trasladar la producción de este icono británico fuera del Reino Unido", señala Tadhg Enright, corresponsal de Euronews en Londres.

BMW ha declarado a Euronews que la ausencia de un acuerdo comercial viable y sin fricciones sería perjudicial para el grupo alemán en el sector del automóvil. Por ello, el grupo germano insta a ambas partes a seguir trabajando para lograr un acuerdo sin aranceles que beneficie al Reino Unido, a la Unión Europea y a sus clientes.

Incluso sin el asunto del Brexit, la industria automovilística oscila. Las fábricas necesitan cambios para construir la próxima generación de coches de combustibles menos contaminantes. Los fabricantes esperan vender menos coches a medida que el automóvil compartido se hace más popular. Se van a tomar grandes decisiones sobre el lugar en el que se van a construir los coches del futuro. El coste será un factor decisivo.