Última hora
This content is not available in your region

Vuelve la vida a Chernóbil pese al peligro

euronews_icons_loading
Vuelve la vida a Chernóbil pese al peligro
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

"Mi marido vio un destello brillante mientras trabajaba en una grúa torre. No prestó mucha atención ya que los destellos como ese eran frecuentes, pero más tarde, sintió un cosquilleo en la garganta, y su boca estaba seca. Se lo dijo a sus amigos: No me siento bien. Y ellos dijeron: tienes que beber vodka. Así que bebió. Y por la mañana, los médicos vinieron con un medidor y midieron la radiación de la tiroides. Y su nivel de radiación era muy alto". Así narra Valentina Kukharenko lo ocurrido en el desastre nuclear de Chernóbil.

Valentina, de 82 años, decidió no salir de su casa en la actual Zona Exclusiva de Chernóbil después de que se produjera, el 26 de abril de 1986, el peor desastre nuclear de la historia de la humanidad.

Ese día, se produjo un incendio en el cuarto reactor de la central nuclear de Chernóbil, causando que la contaminación por radiación se extendiera por toda la región. Las nubes transportaron partículas radiactivas a miles de kilómetros a través de Europa.

Los que vivían cerca de Chernobyl fueron inmediatamente evacuados y se estableció una zona de exclusión de 30Km.

La tragedia se cobró la vida de al menos 31 personas, mientras que miles más han muerto después por la exposición a la radiación y el cáncer. También dejó cientos de metros cuadrados de tierra y agua contaminadas y convirtió a la ciudad de PRIPIYAT en una ciudad fantasma en la que la naturaleza ya ha superado las estructuras hechas por el hombre.

Pero algunas personas regresaron a esta tierra abandonada y han estado viviendo aquí durante décadas. Hoy en día, vivir dentro de la zona de Chernóbil está prohibido por ley. El gobierno ucraniano reconoce que la tierra sigue estando contaminada. A pesar de esto, entre 130 y 180 personas, principalmente ancianos, se han asentado aquí.

El profesor Sergey Zibtsev de la Universidad Nacional de Ciencias de la Vida y del Medio Ambiente de Ucrania cree que el suelo alrededor de Chernóbil sigue estando contaminado. "Actualmente, la gente está severamente expuesta a la radiación incluso fuera de la Zona de Exclusión, sobre todo los aldeanos, porque todo esto sigue siendo peligroso para el medio ambiente incluso 30 años después de la explosión. El gobierno necesita hacer enormes inversiones para proteger a la gente, cientos de miles de personas que viven fuera de la Zona de Exclusión."

A pesar del efecto negativo sobre la vida humana, muchos científicos creen que el efecto sobre el ecosistema ha sido positivo a largo plazo y la zona se ha ido recuperando.

Evgeny Markevich, de 82 años, que vive en la Zona de Exclusión, está seguro de que no hay ninguna amenaza para su salud. Echando de menos su hogar después de ser evacuado, decidió volver a la zona de Chernóbil.

"El cuerpo humano se adapta a todo, se acostumbra y todo se vuelve normal. Han pasado 34 años, cierto, van a ser 34 en un mes. El tiempo todo lo cura", dice Evegny.