Última hora
This content is not available in your region

España ultima la cobertura jurídica para imponer más restricciones como en otros países europeos

euronews_icons_loading
El coronavirus avanza sin control en varias regiones españolas
El coronavirus avanza sin control en varias regiones españolas   -   Derechos de autor  Manu Fernández/AP
Tamaño de texto Aa Aa

El Gobierno español aprobará este domingo previsiblemente un nuevo estado de alarma nacional, como reclaman ya más de la mitad de las regiones, para dar cobertura legal a restricciones de movilidad más severas que ayuden a frenar el avance desbocado de la segunda ola de coronavirus.

Según fuentes gubernamentales, "casi con toda seguridad" el Consejo de Ministros se reunirá en sesión extraordinaria mañana para decretarlo en todo el país por segunda vez durante la epidemia de la covid-19.

El Gobierno, que preside el socialista Pedro Sánchez, ya declaró el estado de alarma el 14 de marzo pasado, prorrogado varias veces por el Congreso de los Diputados hasta mediados de junio.

En aquella ocasión, se ordenó el confinamiento obligatorio de toda la población en las viviendas, salvo causas laborales, médicas, entre otras, o de fuerza mayor.

Hace dos semanas, el Gobierno implantó un estado de alarma parcial que terminó este sábado en Madrid y ocho grandes municipios limítrofes, gravemente afectados por la propagación de la infección, y que implicó confinamientos urbanos perimetrales.

En esta nueva ocasión, el estado de alarma serviría para dar cobertura jurídica a toques de queda en las regiones que así lo decidan para limitar la movilidad de personas principalmente entre la noche y la madrugada como medida que ayude a contener el contagio.

Pequeños negocios al borde de la quiebra en Europa

Candados, persianas cerradas por todas partes mientras algunos apuraban el viernes las últimas pintas antes del nuevo confinamiento impuesto en Gales.

Una medida adopatada por el Gobierno regional durante diecisiete días, ante el aumento exponencial de los contagios por coronavirus.

"Me parece que estamos dando dos pasos adelante y seis pasos atrás, mucha gente viene al mercado para socializar porque no tienen a nadie, es devastador", explica Mary Coleman, propietaria de una tienda de ropa para bebés en un mercado de Pontypridd.

Mientras esto sucede en Gales, la situación no es muy diferente en otros puntos de Europa.

En Milán, Paolo Polli, amasa las últimas pizzas antes del toque de queda impuesto que obliga a adelantar el cierre de los establecimientos a las 23.00 horas.

"Ahora ganamos mucho menos, y no es suficiente, por eso digo que si abrimos iremos a la quiebra. Es mejor cerrar que estar abiertos. En el momento en el que levantas la persiana tienes costes fijos que no tendrías si cierras", comenta Polli.

En la ciudad francesa de Lyon, el toque de queda ha borrado la vida nocturna.

Para compensar las pérdidas, algunos restaurantes tradicionales ofrecen servicios especiales con desayunos de cuchillo y tenedor, los viernes y sábados.

"Son las diez menos veinte de la mañana. Perfecto. Me permite olvidarme un poco del contexto, pasarlo bien, tomar una copa, comer. Es un poco diferente a lo que estamos acostumbrados pero va muy bien, todo está bien", señala Benoît Quiblier, miembro de la asociación gastronómica "Les Bouchons Lyonnais"

Los pequeños empresarios se adaptan como pueden a la situación, conscientes de un nuevo confinamiento sería la ruina para muchos.