Última hora
This content is not available in your region

Cuenta atrás para un desafío único en el mundo de la vela

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Armel Tripon
Armel Tripon   -   Derechos de autor  © Pierre BOURAS / L'Occitane en Provence
Tamaño de texto Aa Aa

Una vuelta al mundo a vela en solitario, sin paradas ni asistencia. Este es el escenario de la Vendée Globe. Se trata de un evento que muchos marineros clasifican como el 'Everest de los mares". La regata comienza este domingo, rodeada de importantes restricciones debido a la pandemia de coronavirus, lo que obliga a los patrones a completar ocho días de estricta cuarentena antes del inicio de la aventura.

Euronews ha tenido la oportunidad de navegar a bordo de uno de los barcos especialmente diseñados para este evento único y ha hablado de la prueba con el 'hombre que lleva el timón': Armel Tripon. El regatista de Nantes, ha preparado a conciencia el enorme desafío en el que se va a ver inmerso en apenas unos días.

"La Vendée Globe es un sueño un poco loco... Hay que estar un poco desequilibrado para dar la vuelta al mundo de esta manera, completamente solo. Y creo que es aún más demente el hecho de poder hacerlo en un velero completamente nuevo. De todos modos, es un gran desafío y el sueño de toda una vida", declara Armel Tripon, patrón del velero L'Occitane en Provence.

Pierre Bouras.
L'Occitane en Provence en mer.Pierre Bouras.

El coronavirus ha provocado que esta novena edición de la prueba comience sin público y sin las tradicionales festividades debido a las restricciones impuestas por las autoridades. El evento supone una desconexión con la realidad para los 33 competidores que tomarán la salida en Sables d'Olonne, en la costa atlántica francesa.

"Está claro que llegará un momento en el que sintamos una libertad total. Ahora mismo solamente quiero una cosa y es ir a navegar y, en cierto modo, dejar atrás este mundo lleno de ansiedad. Estaremos muy bien en el mar, solos en nuestros veleros", añade Armel Tripon.

Los regatistas tardarán más de dos meses en completar su vuelta al mundo. Pero, en sólo unas pocas horas, el periodista de Euronews, Rodrigo Barbosa, experimentó los caprichos del viento y el mar. Así, pudo ver parte de lo que les espera en este inmenso desafío.

"Una corta navegación, en un día de difíciles condiciones, fue suficiente para tener una descarga de adrenalina y entender la dificultad y dureza de una de las regatas más prestigiosas del mundo", concluye Rodrigo Barbosa, enviado especial de Euronews, a bordo del velero L'Occitane en Provence, en La-Trinité-sur-Mer.