Última hora
This content is not available in your region

San Pellegrino en Alpe vive una pesadilla debido al coronavirus

Por Euronews
euronews_icons_loading
San Pellegrino en Alpe vive una pesadilla debido al coronavirus
Derechos de autor  Rai-Ebu
Tamaño de texto Aa Aa

Un pueblo dividido por el coronavirus. Italia ha decidido aplicar medidas contra la COVID-19 a nivel regional y, por ello, San Pellegrino en Alpe vive una situación caótica. La pequeña localidad está situada justo en la frontera entre las regiones norteñas de la Toscana y Emilia Romaña. En una, la situación es más grave que en la otra y las restricciones son diferentes. En el bar del señor Paolo Marchi, situado en ambos territorios, se producen momentos irrisorios.

"Aquí está su café. Pero no se lo puedo servir aquí porque en la Toscana estamos en la zona naranja. ¿Qué hago? Se lo llevo a Emilia Romaña. Aquí estamos en la provincia de Módena, en la zona amarilla, y aquí puede tomar su café", declara el restaurador Paolo Marchi Lunardi.

El pueblo está dividido entre las provincias de Lucca y Módena. De la pesadilla, no se libran ni los lugares sagrados.

La iglesia se sitúa sobre ambos territorios. En un lado está Módena. En el otro, está Lucca.

La frontera regional cruza los bancos donde se colocan los fieles e incluso divide el cuerpo del santo patrón de la localidad reposa en ambas partes.

"Debido a la posición de la urna, la cabeza se encuentra en terreno de Módena y los pies en Lucca", explica una de las ciudadanas que habitan en San Pellegrino en Alpe.

Inmersos en un verdadero galimatías, los habitantes del pueblo ansían poder ver, pronto, la luz al final del túnel.