Última hora
This content is not available in your region

"Adiós, compañero Diego"

euronews_icons_loading
Diego Armando Maradona camina de la mano de su hija y abrazado a Fidel Castro en uno de sus encuentros en Cuba
Diego Armando Maradona camina de la mano de su hija y abrazado a Fidel Castro en uno de sus encuentros en Cuba   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

No ha ahorrado epítetos Nicolás Maduro, a la hora de hablar del difunto Diego Armando Maradona. El presidente venezolano ha dado muestras del afecto que tenía por el exfutbolista, cuya amistad heredó de su predecesor en el cargo, el también desaparecido Hugo Chávez. Maduro ha recordado que la última vez que le vio fue el pasado mes de enero, cuando Maradona visitó Venezuela. "Nunca te voy a traicionar", le dijo en más de una ocasión.

Dario Lopez-Mills/AP2005
Junto con el presidente venezolano Hugo Chávez en 2005 en un mitin contra la presencia de Bush en Mar del Plata, ArgentinaDario Lopez-Mills/AP2005

En las calles de Caracas, sentimientos encontrados:

"Yo pienso que Maradona, de las piernas hacia abajo, fue un gran deportista, pero como hombre no dio un buen ejemplo a todos los muchachos, a los niños, porque al final se mató consumiendo drogas", afirmaba un ciudadano.

"Era una leyenda, bueno, ya se fue, quedarán los recuerdos y los vídeos y las jugadas que hacia, sus cosas pues", añadía otro.

La amistad, polémica para muchos, de Maradona con los líderes de la izquierda latinoamericana se remonta a la era de Fidel Castro. Se conocieron en la segunda mitad de los años ochenta, pero solo se hicieron verdaderos amigos en el año dos mil, cuando el futbolista se instaló en Cuba para curarse de su adicción a las drogas. Es mi segundo padre, dijo el astro argentino de Fidel, cuya imagen se tatuó en la pierna izquierda.

"Tenía mucha amistad, mucha afinidad con nuestro comandante", decía una vecina en La Habana. "Y da la casualidad de que un día como hoy, que se conmemora el cuarto aniversario de la desaparición física del comandante, es la muerte de Maradona. Son cosas que pasan, que tiene la naturaleza", sentenciaba.

Ismael Francisco/AP2005
Maradona con el otro gran líder de la izquierda latinoamericana: el presidente cubano Fidel CastroIsmael Francisco/AP2005

"Maradona aportó muchas cosas, muchas ideas en el deporte, en la política y en las relaciones humanas. También Maradona fue también ayudado por los cubanos, en el sentido de que Maradona estuvo mucho tiempo aquí en Cuba recibiendo tratamiento médico", recordaba otro ciudadano.

En las calles de la capital cubana, se respira un ambiente de duelo por el deportista y por el hombre comprometido con sus ideas: "siempre zurdo", dijo de sí mismo, "de los pies a la cabeza".