Última hora
This content is not available in your region

"Él quería una vida que era mala", afirma el médico de Maradona, que niega toda culpa en su muerte

Por euronews con EFE
euronews_icons_loading
"Él quería una vida que era mala", afirma el médico de Maradona, que niega toda culpa en su muerte
Derechos de autor  أ ب
Tamaño de texto Aa Aa

La investigación sobre la muerte de Maradona avanza.

La policía resgistró este domingo el consultorio y el domicilio particular de su médico Leopoldo Duque, quien podría ser imputado por homicidio culposo. Los registros se realizaron para recabar material para la causa como el historial médico de Maradona.

"Él quería una vida que era mala"

Mientras Leopoldo Duque clama su inocencia y resalta que él no era el responsable de la salud del fútbolista porque Maradona decidía por sí mismo y lo dice llorando con la voz entrecortada en una rueda de prensa.

"Estoy absolutamente seguro de que hice lo mejor con Diego, lo mejor que se podía; él quería una vida que era mala. Yo trataba de acompañarlo, hasta le saqué a patear; no quería pelotear, lo saqué a pelotear. Era la vida de él. Me siento raro porque a lo último le cambiamos la vida y él se fue".

Luque, que adelantó que podría presentarse en forma espontánea ante la Justicia para prestar declaración si no es citado antes, aclaró que no era el médico de cabecera del exfutbolista sino un neurocirujano que era su "amigo".

El médico que se mostró dispuesto a presentarse en forma espontánea ante la Justicia para prestar declaración si no es citado antes, aclaró que no era el médico de cabecera del exfutbolista sino un neurocirujano que era su "amigo"

Argentina sigue conmocionada por la muerte de Diego Armando Maradona cuando acababa de cumplir 60 años.

Maradona, que padecía problemas de adicción al alcohol, fue ingresado en una clínica de La Plata el 2 de noviembre por un cuadro de anemia y deshidratación y un día después a un sanatario de Olivos, donde poco después de llegar fue operado por un hematoma subdural en la cabeza.

Luque aseguró que extendió "todo lo que pudo" la hospitalización en la clínica de Olivos y luego del alta lograron entre la familia, la psiquiátrica, el psicólogo y la firma de medicina privada Swiss Medical "persuadir" a Maradona para que aceptara tener la asistencia de enfermeros en su casa para "controlar" la toma de medicamentos y que no bebiera alcohol.

El día 11 de noviembre, Maradona recibió el alta médica y se trasladó a una casa en un barrio privado de las afueras de Buenos Aires donde falleció el pasado miércoles por un paro cardíaco.

Los abogados de la familia quieren que se investigue que sucedió el 19 de noviembre cuando, según testigos, Luque visitó a Maradona en su casa y ambos discutieron.

Desde entonces, el médico no habría vuelto a ver a su paciente para brindarle la atención médica necesaria, lo que podría suponer un 'abandono de persona'.