Última hora
This content is not available in your region

Agencia de la UE desaconseja tests de COVID-19 sistemáticos en viajes en avión y pide armonización

El tablero de información de salidas vacío en el aeropuerto de Dusseldorf, Alemania, el 3 de junio de 2020.
El tablero de información de salidas vacío en el aeropuerto de Dusseldorf, Alemania, el 3 de junio de 2020.   -   Derechos de autor  Martin Meissner/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

"Los Estados miembros deberían admitir siempre a sus propios nacionales y a los ciudadanos de la Unión Europea y sus familiares residentes en su territorio, y deberían facilitar el tránsito rápido por sus territorios".

Forzar a los viajeros aéreos a la cuarentena "no es recomendable" ya que no es una "medida de salud pública efectiva", según ha dicho el miércoles la agencia de salud de la UE. Además se considera que las pruebas sistemáticas en los aeropuertos son contraproducentes por los desafíos logísticos que supondrían y por las altas probabilidades que obtener resultados erróneos.

Las nuevas directrices del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) y la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA), subrayaron que "se estima que la prevalencia del SARS-CoV-2 en los viajeros es probable que sea inferior a la prevalencia en la población general o entre los contactos de casos confirmados".

Según las directrices, se cree que la prevalencia de COVID-19 entre los viajeros es inferior al 1%.

"Los datos disponibles no respaldan la cuarentena y los análisis de viajeros como medida eficaz de salud pública que reducirá sustancialmente la transmisión general en la población.

En la actual situación epidemiológica, no se recomienda la cuarentena ni las pruebas sistemáticas para los viajeros aéreos del SARS-CoV-2", añadió.

En el informe se sostiene que los viajeros no deben ser tratados "como población de alto riesgo" a menos que esté comprobado que han estado en contacto con un caso confirmado de COVID-19 y que, por lo tanto, debían someterse a las mismas normas que la población local.

"Abolir la cuarentena"

El Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) de Europa, una asociación de la industria de la aviación, ha acogido con beneplácito el informe y ha instado a los Estados miembros "a abolir inmediatamente las medidas de cuarentena y otras restricciones a los viajes".

En una declaración, afirmaron que la cuarentena y otras restricciones de viaje de COVID-19 han dado lugar a "limitaciones sin precedentes a la libertad de circulación y la libertad de prestación de servicios" - el tráfico aéreo de pasajeros europeos se redujo en un 91% en el segundo trimestre del año en comparación con el mismo período en 2019.

El organismo dijo que se necesita "un enfoque más armonizado y coordinado" a nivel europeo para "aumentar la claridad y la previsibilidad" para los viajeros e impulsar el sector.

ACI Europa, en cambio, respalda las pruebas rápidas.

El enfoque de la UE es clave

Las directrices para la industria de la aviación se publicaron el mismo día en que la Comisión Europea dio a conocer su estrategia "Mantenerse a salvo de la COVID-19 durante el invierno".

Bruselas subrayó que "un enfoque coordinado a nivel de la UE es clave" para evitar otro brote de la pandemia mortal durante el período de vacaciones.

En cuanto a la cuestión de los viajes, que se espera que aumenten en toda la región en el período previo a la Navidad y la Nochevieja, la Comisión dijo que los requisitos de cuarentena "pueden tener lugar cuando la situación epidemiológica en la región de origen sea peor que la de destino".

Para intentar armonizar, Comisión consiguió que los países miembros se pusieran de acuerdo para elaborar un mapa con un sistema "semáforo" basado en la incidencia de casos de COVID-19. El problema es que, casi desde su creación, todos los países están en rojo.

ECDC / Unión Europea
El mapa de recomendación de viaje del ECDC está en rojo en casi toda Europa, prácticamente desde que fue creadoECDC / Unión Europea

El órgano ejecutivo de la UE ha estado pidiendo un enfoque armonizado durante meses, pero los estados miembros, en su mayoría, han implementado sus propias restricciones de viaje para las personas que vienen de dentro o fuera del bloque.

En Francia, donde las estaciones de esquí no podrán hacer funcionar los remontes durante la temporada festiva, el Presidente Emmanuel Macron ha advertido que se impondrán "medidas restrictivas y disuasorias" para impedir que la gente vaya a los países vecinos a esquiar.

El comentario ha sido mal recibido en Suiza y Austria, que permiten que sus centros de esquí funcionen durante las vacaciones de fin de año y, por lo tanto, esperaban dar la bienvenida a los clientes franceses.