Última hora
This content is not available in your region

Rezo conjunto en un disputado monasterio de Nagorno-Karabaj

euronews_icons_loading
Rezo conjunto en un disputado monasterio de Nagorno-Karabaj
Derechos de autor  Emrah Gurel/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Es una escena inédita aquí en Kalbajar, una región de Nagorno-Karabaj. Un cura de la Iglesia apostólica albanesa y sus feligreses rezando junto con fieles y de la Iglesia apostólica armenia. Es la primera vez que las dos comunidades religiosas rezan juntas, cada una reclama para sí misma la propiedad de este templo.

Emin Ibrahimov, reportero de Euronews fue testigo: "Se trata del monasterio del siglo 17, que los armenios llaman Dadivank, y que los albaneses del Cáucaso -los udíes- llaman Jutavank."

"Este es el más antiguo de los monasterios armenios, fue construído por nuestros antepasados -nos dice Vartanes Abramyan, jefe religioso armenio- En cada piedra pusieron una oración y sigue en pie."

Según la leyenda fue fundado por el santo Dadí que era un discípulo de Judas Tadeo, el apóstol que predicó el cristianismo en Armenia y la Albania caucásica en el siglo primero. Las edificaciones actuales datan del siglo XII con modificaciones hasta el siglo XVII.

Robert Mobili, nos dice lo contrario, él es miembro de la comunidad udí abanesa.

"Como representante de la comunidad Udí albano cristiana de Azerbaiyán, como geólogo, puedo confirmar que esta es una iglesia albano caucásica y que no tiene nada que ver con la iglesia armenia. Como miembro de la Iglesia albanesa le puedo asegurar que esta es una iglesia albanocaucásica porque los materiales de construcción, el mortero, los elementos de la cruz, los símbolos y la arquitectura no son típicos de las iglesias armenias."

Al final de la misa, todos los asistentes, incluidos los soldados rusos y sus tanques, fueron bendecidos por el capellán ortodoxo ruso, que también participa en la misión de paz rusa en esta región de Nargono-Karabaj,

Fuentes adicionales • Emin Ibrahimov/Euronews