This content is not available in your region

El pueblo belga que pasó de fabricar cerveza a producir millones de vacunas contra la COVID-19

Access to the comments Comentarios
Por Isabel Marques da Silva  & Ana Valiente
euronews_icons_loading
Virginia Mayo/AP
Virginia Mayo/AP   -   Derechos de autor  Virginia Mayo/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

Hasta hace unos meses, al pueblo de Puurs, en la provincia de Amberes, en el norte de Bélgica, se le conocía por su cerveza. Ahora, en plena pandemia, se ha hecho famoso porque la farmacéutica Pfizer tiene aquí una fábrica y desde ella elabora millones de sus vacunas contra la COVID-19. El pueblo, de tradición agrícola y habla neerlandesa da sede a varias empresas farmacéuticas en las que trabajan al menos 5.000 de los 16.000 habitantes del municipio. De ahí que su alcalde preste especial atención las multinacionales.

"Para mí es prioritario tener relaciones seguras con la empresa, por lo que intento hacer lo posible cuando Pfizer necesita algo. Incluso llegamos a un acuerdo para construir una carretera para que pudiera conectar dos de sus plantas. También dimos licencias para instalar dos turbinas eólicas", explica Koen Van den Heuvel, Alcalde de Puurs.

Satisfacción entre los vecinos

"Hay cierto orgullo entre los habitantes que sienten que vamos a salvar el mundo. Hay esperanzas. Espero que nuestro municipio pueda albergar un centro de vacunación, porque para mí es muy importante que la gente pueda vacunarse cerca de su domicilio", añade Van den Heuvel.

La UE le ha encargado a Pfizer 200 millones de dosis aunque el Reino Unido ha sido más rápido y recibirá un cargamento esta misma semana. Su logística supone un gran desafío pues esta vacuna en particular debe transportarse a 70 grados centígrados bajo cero. Se han diseñado contenedores especiales con hielo seco para un transporte seguro por aire y tierra.

La planta de Pfizer está estratégicamente situada entre el aeropuerto de Zaventem, cerca de Bruselas, y el puerto de Amberes. Aunque la compañía no quiso conceder una entrevista a Euronews, sí respondió por escrito a nuestras preguntas. Sobre la estrategia de entrega de la vacuna declaran que han desorrallado un empaquetado innovador que se adapta a los lugares donde se realizarán las vacunaciones. Por otro lado, emplearán sensores térmicos controlados mediante GPS con los que se rastreará la ubicación y la temperatura de cada envío de vacunas.

La empresa está valorando una posible cooperación con COVAX, una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud para garantizar la vacunación en los países con menores ingresos.