Última hora
This content is not available in your region

Por qué la nueva legislación digital de la Comisión Europea puede cambiar las reglas del juego

Access to the comments Comentarios
Por Emma Beswick
La vicepresidenta ejecutiva europea Margrethe Vestager habla durante una conferencia de prensa en Bruselas, el jueves 26 de noviembre de 2020.
La vicepresidenta ejecutiva europea Margrethe Vestager habla durante una conferencia de prensa en Bruselas, el jueves 26 de noviembre de 2020.   -   Derechos de autor  Johanna Geron, Pool via AP
Tamaño de texto Aa Aa

"Hito", "de gran alcance" y "ambicioso" son sólo algunas de las expresiones con las que los conocedores de la industria han descrito el proyecto de legislación digital que la Comisión Europea va a presentar este martes.

Aunque los detalles de la Ley de Servicios Digitales (DSA, por sus siglas en inglés) y la Ley de Mercados Digitales (DMA, por sus siglas en inglés) aún están por concretarse, si se adoptan, tendrán sin duda enormes repercusiones tanto para los proveedores de servicios digitales con sede en la UE como para las empresas de fuera del bloque que prestan servicios a los usuarios europeos, incluidos los de la gran tecnología.

Estas son las razones por la que la nueva legislación europea puede romper el tablero.

La UE podría definir el cambio como un líder político

La Comisión Europea, bajo el mandato de Ursula Von der Leyen, ha prometido hacer una "Europa apta para la era digital".

Y muchos en la industria ven esto como una oportunidad para que Europa escriba el libro de reglas digitales si juega bien sus cartas.

"Con esta propuesta, la UE tiene la posibilidad de ir por delante", dijo a Euronews Jan Penfrat, asesor político de European Digital Rights (EDRi), una red europea de ONG que defiende los derechos digitales.

"Espero que la DMA/DSA nos ponga en un camino en el que la UE pueda ser líder a nivel mundial en este tema, de forma similar a lo que ha hecho con el GDPR (regulación en la legislación de la UE sobre protección de datos y privacidad)", añadió.

El asesor político observa que Estados Unidos se ha centrado en la ley antimonopolio, pero dijo que esto ha demostrado ser demasiado lento y no lo suficientemente fuerte como para frenar el tipo de poder que tienen las grandes empresas de tecnología.

Hace mucho tiempo que debería haber sido así

Si bien en las dos últimas décadas se han producido avances tecnológicos que han cambiado la vida de los europeos, la legislación de la UE que rige las responsabilidades de las plataformas -como las redes sociales- cuando albergan contenidos de otras personas apenas se ha modificado.

El paquete de leyes de la DSA tiene como objetivo revisar las viejas normas llamadas Directiva de Comercio Electrónico, que no se han actualizado en las últimas dos décadas.

"En los últimos 20 años, Internet ha cambiado enormemente. Tiene mucho sentido actualizar esas reglas", dijo Penfrat.

Realmente no me gustaría estar en el lugar de la Comisión Europea en este momento
Jan Penfrat
Asesor político

Podría afectar a los derechos fundamentales de los ciudadanos, incluida la libertad de expresión

"Tanto la ASD como la ASD tienen el potencial de influir positiva y negativamente en la capacidad de las personas para disfrutar de sus derechos humanos", según Penfrat.

La libertad de expresión es uno de los ejemplos más obvios en este sentido: ninguna regulación significaría que la capacidad de las personas para participar en el debate público estaría determinada esencialmente por las empresas que podrían establecer sus propias reglas de participación.

Pero si la propuesta dijera, por ejemplo, que cada plataforma que alberga el discurso de la gente tendría que contar con tecnologías obligatorias para determinar algorítmicamente el discurso potencialmente ilegal antes de que se cargue, esto podría llevar a los gigantes de la tecnología a filtrar muchos más comentarios que son necesarios para evitar costosos problemas de responsabilidad, según Penfrat.

"Realmente no me gustaría estar en el lugar de la Comisión Europea en este momento", agregó. "Necesitamos encontrar soluciones inteligentes que protejan los derechos fundamentales de las personas porque Internet no va a desaparecer".

La UE podría hacer frente al monopolio de los gigantes tecnológicos

"Por lo que oímos, la Comisión Europea va a tratar de fortalecer su capacidad y la de otras autoridades para intervenir si las grandes empresas tecnológicas tienen una posición demasiado poderosa en el mercado", explicó Penfrat.

De hecho, el Tribunal de Cuentas Europeo dijo recientemente que la UE había sido ineficaz en limitar a Facebook y Google para que no destruyeran a sus competidores y que necesitaba revisar sus normas para adaptarlas a la era digital.

Varios informes previos a la presentación de la propuesta decían que el proyecto de ley podría hacer que los gigantes de la tecnología fueran multados hasta el 10% de su facturación por infracciones graves de la competencia.

Penfrat dijo que la nueva ley debería permitir al bloque tomar un papel proactivo en lugar de reactivo en áreas del sector digital donde los actores poderosos tienen una "posición de monopolio" que perjudica al mercado.

"No tenemos que esperar a que se haga el daño. Podemos actuar de inmediato... antes de que se dañe a otros actores del mercado", añadió.

Los mensajes entre aplicaciones podrían ser obligatorios

Tal vez un cambio menos pronunciado que podría facilitar la vida de las personas si se incluye en la legislación es la compatibilidad obligatoria entre las aplicaciones.

"La comisión quiere proponer una especie de lista negra de cosas que ninguna de las grandes empresas de control de acceso estaría autorizada a hacer", explicó Penfrat.

Entre otras normas más técnicas, cree que la Comisión podría proponer la obligación de que una empresa haga sus servicios interoperables con sus competidores.

En cuanto a los proveedores de mensajería, esto significaría que podría enviar un mensaje de la plataforma Whatsapp, líder del sector, a Viber, por ejemplo.

"WhatsApp mantiene su posición dominante en el mercado, principalmente porque ya tienen una enorme base de usuarios", dijo Penfrat.

Sin embargo, si se propusiera, la interoperabilidad obligatoria significaría que un nuevo servicio de mensajería podría decidir permitir a sus usuarios enviar mensajes a WhatsApp y viceversa.