Última hora
This content is not available in your region

Kariko, creadora del ARNm usado en las vacunas: "Es importante que la ciencia sea apoyada"

Por Euronews
euronews_icons_loading
Kariko, creadora del ARNm usado en las vacunas: "Es importante que la ciencia sea apoyada"
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

En los años 90 una bioquímica húngara se obsesionó con la investigación de una sustancia para combatir enfermedades llamada ARN mensajero.

Pero las investigaciones de Katalin Kariko sobre el "ácido ribonucleico mensajero", moléculas genéticas que le dicen a las células qué proteínas deben crear, le costaron su puesto en la facultad.

La Universidad de Pensilvania para la que trabajaba desechó la idea, que no logró ninguna subvención. Pero fue su trabajo pionero el que allanó el camino para las vacunas contra la COVID de Pfizer y Moderna.

"Esto es algo increíble porque ya sabes, la atención, todo el trabajp que estuve realizando durante años, la década de los noventa, y convencer a la gente de que tal vez el ARNm es bueno", celebra Katalin Kariko.

Por entonces, Kariko no era ciudadana de EE.UU. y necesitaba un trabajo para renovar su visa. Decidió continuar como investigadora en un rango inferior y con un salario escaso.

"Es importante que la ciencia sea apoyada en muchos niveles porque nunca se sabe lo que puede ocurrir. Cuando presentamos la patente no la queríamos, pero nos dijeron que si no presentabamos una patente nadie lo desarrollaría", defiende la investigadora.

Kariko hizo dos importantes avances: En 2005, junto con su principal colaborador Drew Weissman, resolvió un fallo del ARNm sintético. Y diez años después, descubrieron cómo enviarlo a la parte correcta de las células. "Revísalo y al final tienes que pensar '¿Qué puedo hacer?' porque así no desperdicias tu vida", reflexiona.

Estas innovaciones fueron clave para la vacuna contra la Covid-19 desarrollada por Pfizer y su socio alemán BioNTech, donde Kariko es ahora vicepresidenta, así como para la vacuna producida por Moderna.

Ambas funcionan dando a las células las instrucciones para fabricar una proteína de superficie del coronavirus, que simula una infección y entrena al sistema inmunológico para cuando se encuentre con el virus real.