Última hora
This content is not available in your region

Las autoridades temen que los búlgaros recelen vacunarse contra la COVID-19

Por euronews
euronews_icons_loading
Las autoridades temen que los búlgaros recelen vacunarse contra la COVID-19
Derechos de autor  Nam Y. Huh/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Como todos los países de la Unión Europea, Bulgaria podrá empezar a vacunar contra la COVID-19 a partir del 27 de diciembre y espera recibir las primeras dosis de la vacuna el día de Navidad; un verdadero regalo para este país, uno de los más pobres de la Unión Europea y de los más golpeados por la segunda ola de COVID-19.

En los hospitales están desbordados por los ingresos de pacientes. Bulgaria ostenta el triste récord europeo de ser el país con más muertes entre los hospitalizados; cerca de 27 fallecidos por 100.000 habitantes.

El doctor Angel Kunchev, inspector jefe de Sanidad, explica como se va a desarrollar la primer fase.

"Unas 5.000 personas van a ser vacunadas en prioridad, en su mayoría son profesionales de la salud que trabajan en hospitales de grandes ciudades y sobre todo en las unidades con pacientes de coronavirus. Son trabajadores en contacto permanente con el virus. "

Luego la vacunación llegará al resto de la población pero las autoridades temen hacer frente a una falta de confianza como resalta el doctor Kunchev.

"La logística de la vacunación no es nuestro principal problema; lo que nos preocupa es el miedo y la duda. Si comparamos con otros programas de vacunación voluntaria que ya tenemos, alcanzamos entre el 30 y el 35 % . Espero que en este caso la gente sea razonable."

Pero hay dudas de si existen las infraestructuras necesarias en toda Bulgaria para mantener la vacuna de Pfizer-BioNTech a menos 70 grados celsius.

El primer ministro supervisó los preparativos

Para asegurarse de poder almacenar y distribuir la vacuna en todo el país; el Gobierno búlgaro tuvo que comprar congeladores. Tras su entrega a principios de diciembre, el primer ministro anunció enseguida el plan de vacunación.

El primer ministro, en persona, Boris Borisov supervisó el material adquirido en compañía de las máximas autoridades sanitarias y lanzó un llamamiento a sus conciudadanos.

"La gente debe recibir la vacuna. si lo desea; incluso aunque sea en medio de las vacaciones. Es un acto voluntario. La vacuna ha sido aprobada por la Comisión Europea y la Agencia Europea del Medicamento responde de su eficacia. Eso es lo que hay que explicarles a los búlgaros."

Pero la vacuna no es la panacea para frenar la pandemia como resaltan los expertos. Por ello persistirán ciertas resticciones en 2021, hasta que se vacune al menos al 70% de la población búlgara.