Última hora
This content is not available in your region

Una piscina convertida en generadora de energía sostenible en Bruselas

euronews_icons_loading
Una piscina convertida en generadora de energía sostenible en Bruselas
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

De instalaciones anticuadas a símbolo de ecosostenibilidad. La piscina del campus universitario de Bruselas genera gran parte de sus necesidades energéticas. ¿Cómo puede una piscina de más de un cuarto de siglo transformarse en un símbolo de ecosostenibilidad? La instalación deportiva del Campus Universitario de Bruselas genera gran parte de sus necesidades energéticas y ha reducido sus emisiones de CO2. Pueden ver todo el reportaje en el vídeo de la parte superior de este página.

La piscina más sostenible de Bruselas, se encuentra en el Campus de la Universidad Libre en Etterbeek. Nos damos un chapuzón en lo que se ha convertido, tras dos años de obras de renovación, en un símbolo de cómo la tecnología puede limitar el impacto de nuestras actividades en el medio ambiente. La nueva instalación produce unas 500 toneladas de CO2 al año menos que la anterior.

Tratando las aguas residuales y recogiendo la lluvia, consume un 70% menos de agua que una piscina pública media. Eso significa 10 millones de litros ahorrados cada año.

El consumo de energía se ha minimizado gracias a tecnologías eficientes, como la planta de cogeneración, un sistema que produce tanto electricidad como calor a partir de la combustión de biomasa.

El 60% de la electricidad producida por el sistema de cogeneración se utiliza para la piscina, el otro 40% es para el resto del campus.

La inversión total del proyecto ha sido de siete millones ochocientos mil euros, con una contribución de la Política de Cohesión de la UE de más de dos millones. 2.037.450 euros.

El fondo común, que está gestionado por la universidad, es sostenible también en cuanto a las necesidades financieras, gracias al número de usuarios, y proporciona un servicio útil a la comunidad bruselense.

DIRK VAN DE WIELE, responsable de infraestructuras deportivas de la Universidad Libre de Bruselas explica el resultado de la reforma:"Hemos duplicado la capacidad de la piscina. Así que ahora en lugar de los ochenta mil usuarios de la vieja piscina, pasamos a atender a ciento cincuenta mil personas al año. Y no son sólo los usuarios que vienen de sus colegios, clubes, o escuelas de natación para niños pequeños. Tenemos naturistas que vienen a nadar. Tenemos buceo. Tenemos hockey subacuático, waterpolo, natación sincronizada o en piscina corta."

La nueva piscina ha mejorado por completo las condiciones de la natación, tanto para los usuarios como para los monitores. Nos lo confirma una profesora del departamento de Educación Física y Fisioterapia.

El suelo del fondo de la piscina puede ajustar la profundidad de unas pocas decenas de centímetros hasta dos metros de profundidad.