Última hora
This content is not available in your region

Irlanda entona el 'mea culpa' por décadas de horror en hogares maternoinfantiles

Access to the comments Comentarios
Por Ana Buil Demur  & Lucía Riera con EFE
euronews_icons_loading
Irlanda entona el 'mea culpa' por décadas de horror en hogares maternoinfantiles
Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Irlanda pide perdón por un "capítulo negro, difícil y vergonzoso" de su historia reciente, en palabras de su primer ministro. Perdón por décadas de abusos a madres solteras y a niños en instituciones de acogida estatales y religiosas. Los hechos ocurrieron entre 1922 y 1998. Muchas de las madres fueron obligadas a dar a sus bebés en adopción, fuera de la legalidad. Como la de Fionn, Jane, que tenía entonces 19 años.

"Justo después de que yo naciera, ella cambió de opinión y dijo que quería quedarse con el bebé, y las monjas le dijeron que no, que no estaba permitido, que había firmado los documentos, los formularios, y por lo tanto, renunciado a cualquier derecho sobre el niño. Jane y yo tardamos 40 años en descubrir que era una mentira terrible, que le mintieron. Que, según los términos de la ley de adopción de 1952, en todas las adopciones que se llevan a cabo en Irlanda, la madre biológica puede cambiar de opinión hasta que el bebé tiene seis meses, y las monjas debían saberlo", cuenta Fionn Davenport, nacido en un hogar de acogida de Dublín.

Madre e hijo fueron separados brutalmente. A Jane nunca se le permitió amamantar a Fionn, solo alimentar con biberón a otros bebés.

Según la experiencia de Mary, también nacida en un hogar de acogida, las madres vivieron situaciones muy duras y humillantes:

"Ella había tejido mi ropa de bebé, y después de que me dieran en adopción, las monjas le devolvieron a mi madre lo que había tejido para mí, se la arrojaron a la cara y le dijeron: 'Mary ya no la necesitará, ahora tiene ropa de verdad'. Y eso le rompió el corazón a mi madre".

9.000 niños muertos

Un informe, de más de 3.000 páginas, fruto de cinco años de investigación, revela que 9.000 menores murieron en esos hogares de acogida, por "las condiciones de abandono, malnutrición y enfermedades".

El jefe del Ejecutivo irlandés culpa a una "sociedad disfuncional", con "actitudes retorcidas".

"Abre una ventana a una cultura profundamente misógina en Irlanda durante varias décadas con una discriminación grave y sistemática contra las mujeres, especialmente aquellas que dieron a luz fuera del matrimonio", ha dicho Micheál Martin, primer ministro de Irlanda.

Martin comparece este miércoles ante el Parlamento irlandés para ofrecer una disculpa oficial.

La Comisión sobre Madres y Bebés fue creada en 2014, tras el hallazgo de 800 esqueletos de niños en las cámaras subterráneas de un convento.