Última hora
This content is not available in your region

¿Recordar la tragedia de la isla de Utoya o enterrarla?

euronews_icons_loading
¿Recordar la tragedia de la isla de Utoya o enterrarla?
Derechos de autor  Lasse Tur/AP2011
Tamaño de texto Aa Aa

¿Recordar la tragedia o enterrarla?

Algunos vecinos de la isla de Utoya, en Noruega, escenario de la matanza cometida por el ultraderechista Anders Behring Breivik, en 2011, quieren pasar página.

Terje Lien vive frente a la isla. Rescató a jóvenes aterrorizados que huían de las balas del asesino. Una década después, junto con un puñado de vecinos, lucha contra la construcción de un monumento a las víctimas.

"El problema es que vivimos muy cerca. Quieren construir un monumento que parezca un cementerio. 77 columnas de bronce, de tres metros de altura, a 75 metros de nuestra casa. Sería lo primero que veríamos al mirar por la ventana. Estoy tratando de distanciarme de ello y olvidarlo, pero desde que empezaron las obras los recuerdos están volviendo", explica Terje Lien, vecino de Hole.

El monumento conmemorativo se está construyendo en Hole, en la orilla frente a la isla de Utoya, donde murieron 69 personas. La mayoría adolescentes que asistían a un campamento organizado por la liga juvenil del Partido Laborista del país. Las otras ocho víctimas fallecieron antes, en un atentado con bomba, en Oslo.

"Fue desde aquí desde donde los participantes del campamento de verano viajaron a la isla y donde llegó el autor de los hechos el 22 de julio y fue desde aquí desde donde se organizaron gran parte de las tareas de rescate. Este es, por tanto, un lugar donde ya se reúnen muchos familiares de las víctimas para honrar a los muertos", dice Pal Martin Sand, abogado de la liga juvenil AUF.

Dieciséis vecinos han llevado a la liga estatal y juvenil a los tribunales para exigir otra ubicación del monumento conmemorativo. Temen convertirse en rehenes de un recordatorio constante del trauma.