This content is not available in your region

La ONU alerta de que el nacionalismo de la vacunas es contraproducente

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con AP
euronews_icons_loading
La ONU alerta de que el nacionalismo de la vacunas es contraproducente
Derechos de autor  Michael Sohn/AP

La ONU alerta de que el nacionalismo de la vacunación es contraproducente y retrasará la recuperación mundial. El organismo ha observado como algunos países están adquiriendo más dosis de las que necesitan.

El secretario General de la organización, Antonio Guterres, ha apuntado que las vacunas están llegando rápidamente a los países de altos ingresos, mientras que los más pobres del mundo no tienen ninguna. Ha destacado que el mundo ha alcanzado un desgarrador record: "La pandemia de la COVID-19 se ha cobrado ya dos millones de vidas. El impacto mortal de la pandemia se ha visto agravado por la ausencia de un esfuerzo global coordinado. En memoria de esos dos millones de almas, el mundo tiene que ser mucho más solidario. Ahora es el momento".

El secretario General de la ONU dijo que el virus no puede ser vencido por un solo país individualmente, añadiendo que el mundo sólo puede adelantarse a este virus de una manera: juntos.

Un estudio realizado por RAND Europe, una organización de investigación, dijo que el comportamiento nacionalista de los gobiernos puede excluir a algunos países del acceso a las vacunas COVID-19, lo que perturbaría la lucha mundial contra el virus.

El año 2021 comenzó con la escalada de casos positivos de COVID-19 y nuevos registros de muertes diarias. Según las cifras publicadas por la Universidad Johns Hopkins de los Estados Unidos, se han registrado de media 11.900 muertes diarias desde el día de Año Nuevo.

Además, las cepas mutantes de rápida propagación detectadas en varios países han sorprendido a científicos y gobiernos de todo el mundo y los expertos de todo el mundo han pronosticado más variantes en el futuro.

Hans Kluge, director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, afirmó a principios de este mes que las variantes son considerablemente más transmisibles que las cepas anteriores. También señaló que se deberían realizar mayores esfuerzos para frenar la propagación, ya que esto tendría un mayor impacto en los centros sanitarios que ya están sometidos a una gran presión.