Última hora
This content is not available in your region

Guatemala mantiene bloqueada a la fuerza la primera gran caravana de migrantes hondureños de 2021

euronews_icons_loading
Guatemala mantiene bloqueada a la fuerza la primera gran caravana de migrantes hondureños de 2021
Derechos de autor  Sandra Sebastian/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Firmeza guatemalteca frente a la desesperación hondureña. El Ejército de Guatemala mantiene bloqueados a miles de migrantes procedentes de Honduras que penetraron ilegalmente en el país con el propósito de llegar a Estados Unidos. Los soldados han repelido uno tras otro los intentos de la caravana de seguir adelante. La contundencia de su actuación, han apaleado a quienes intentaban seguir adelante, ha sido muy criticada en las redes sociales. El Gobierno de Honduras ha pedido una investigación de la actual de los cuerpos de seguridad del país vecino.

Contrariamente al pasado viernes, cuando las fuerzas de seguridad, prácticamente sin armas, se vieron desbordadas por los migrantes, este domingo los militares y policías guatemaltecos les esperaban pertrechados con escudos, porras y material antidisturbios.

La represión policíal dejó imágenes y situaciones muy duras en Vado Hondo.

En su huida, algunos de los migrantes dejaron caer sus pertenencias. Los que trataron de pasar el control de las fuerzas de seguridad fueron golpeados con porras.

Según un funcionario de salud local, hablando en condición de anonimato, varias personas resultaron heridas.

Sandra Sebastian/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
La policía guatemalteca frena la Caravana de Migrantes hondureña con todas sus fuerzasSandra Sebastian/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Sandra Sebastian/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Escenas de batalla en Vado HondoSandra Sebastian/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved

Parte de los migrantes retrocedieron y otros se refugiaron en las montañas vecinas, según pudo comprobar la agencia AFP. Otros han sido detenidos y serán devueltos a Honduras tras pasar un periodo de cuarentena en Guatemala.

La primera gran caravana migrante de 2021 llega tras un año nefasto para toda la región, que ha sido golpeada por la pandemia y por dos poderosos huracanes.

Partió de la ciudad de San Pedro Sula, una de las más castigadas por las inundaciones que provocaron ETA y corazón industrial y económico de Honduras. Si bien el viernes y sábado el Gobierno y las fuerzas policiales decidieron permitirles la entrada para evitar estallidos de violencia, debido a la presencia de niños y familias, este domingo las autoridades advirtieron que los migrantes "no pasarían".

El grupo se dividió en dos. El mayor permanece bloqueado y está compuesto por unos 6.000 migrantes. Otros 3.000 han logrado avanzar algo más. Pero también hay muchos que han desistido y han emprendido el viaje de vuelta a un país que no les ofrece más que miseria.

El Gobierno guatemalteco afirma que ya ha repatriado a más de 1.000 personas, entre ellas 163 niños, que entraron sin pasaporte o documento de identidad y sin una prueba negativa de la COVID-19.

Sin trabajo y con el "corazón roto"

La situación económica de muchas personas en el pequeño país centroamericano, con un problema endémico de violencia por las pandillas y los traficantes de drogas, se ha deteriorado aún más con el paso de los dos poderosos huracanes en noviembre y las consecuencias de la pandemia.

"No tenemos trabajo ni comida, así que decidí ir a los Estados Unidos", dijo Dania Hinestrosa, de 23 años, en la carretera con su hija. La joven que trabajaba como empleada doméstica dejó atrás otro niño de tres años y unos gemelos de cuatro años.

"Nos vamos con el corazón roto. Estoy dejando a mi familia, a mi marido y a mis tres hijos", lamentó Jessenia Ramírez, de 36 años, con la esperanza de que el presidente Joe Biden, que prestará juramento el miércoles, le dé "una oportunidad" en los Estados Unidos.

Más de una docena de caravanas de migrantes han salido de Honduras desde octubre de 2018, pero todas ellas se han enfrentado a miles de guardias fronterizos y militares estadounidenses estacionados en la frontera sur con México.

Muchos, sin embargo, quieren creer que Joe Biden suavizará la política migratoria de EE.UU., aunque Washington ya les ha advertido.

"No pierdas tu tiempo y dinero y no arriesgues tu seguridad o tu salud", dijo el jueves un funcionario de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU., Mark A. Morgan.

El presidente saliente Donald Trump declaró el viernes el estado de emergencia en la frontera con México, una medida tomada por primera vez en febrero de 2019.

"Se deben tomar más medidas para abordar la situación humanitaria y controlar la inmigración, así como el flujo de drogas y criminales", dijo la Casa Blanca.

El gobierno mexicano ha advertido que "no permitirá la entrada ilegal (en su territorio) de caravanas de migrantes". Se han enviado unos 500 policías a la frontera con Guatemala.

El calvario que muchos auguran de la caravana migrante no ha hecho más que empezar.