Última hora
This content is not available in your region

Guatemala | Duelo amargo por los migrantes desaparecidos en México

euronews_icons_loading
German y Maria Tomas posan para una fotografía sosteniendo un retrato enmarcado de su nieto Ivan Gudiel, en su casa en Comitancillo, Guatemala, el 27 de enero de 2021.
German y Maria Tomas posan para una fotografía sosteniendo un retrato enmarcado de su nieto Ivan Gudiel, en su casa en Comitancillo, Guatemala, el 27 de enero de 2021.   -   Derechos de autor  Oliver de Ros/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Una fotografía de Rivaldo Danilo preside el pequeño altar en el que la familia Jiménez honra su memoria. Guatemalteco de 17 años, dejó atrás su aldea, como muchos otros antes que él, en busca del sueño americano. Tras recibir una llamada del guía del grupo de migrantes en que viajaba, sus padres tienen la certeza de que ha sido asesinado. Creen que es uno de los 19 cadáveres calcinados que la policía mexicana encontró hace unos días en una camioneta cerca de la frontera con Estados Unidos.

- "Entonces, él (el guía) llamó diciendo que había habido malas noticias. Mi hermano dijo '¿Cuál es la noticia?' y luego dijo 'están muertos'", cuenta Yolanda Jiménez, la madre de Rivaldo Danilo.

Su último mensaje lo envió el 22 de enero. Estaba en una camioneta. Desde entonces, silencio absoluto:

"Dejó de enviar mensajes de texto, dejó de comunicarse con su papá. Nada", prosigue Yolanda Jiménez.

La misma llamada recibieron familiares de otros jóvenes que viajaban en el grupo. Marco Pablo, vecino de una aldea cercana, recuerda el propósito de su hijo Anderson:

"Su sueño era comprar su terrenito y hacer su casita y luego regresar, pero lamentablemente no se ha cumplido su sueño. Y nos da un poco de tristeza, terror en ese sentido, y hasta nos da coraje por lo que nos pasó con esta nuestras familias", explica Marco Pablo.

Once jóvenes de la empobrecida zona de Comitancillo podrían estar entre las víctimas. Huyeron del hambre y la miseria, y tomaron la ruta del estado mexicano de Tamaulipas, por la costa del Golfo de México. Es el camino más corto, pero se considera muy peligroso por la presencia de bandas criminales que no dudan en aprovecharse de la vulnerabilidad de los migrantes, a los que suelen extorsionar y, a veces, asesinar. Las autoridades mexicanas trabajan en la identificación de los cadáveres calcinados.

Fuentes adicionales • AFP, AP, EFE