Última hora
This content is not available in your region

Navalni vuelve a Rusia: así fue el agitado vuelo de un hombre tranquilo

Access to the comments Comentarios
Por Galina Polonskaya  & Euronews en español
euronews_icons_loading
Navalni vuelve a Rusia: así fue el agitado vuelo de un hombre tranquilo
Derechos de autor  Mstyslav Chernov/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Euronews ha acompañado a Aléxei Navalni en su regreso a Rusia cinco meses después de que fuera trasladado de urgencia y en coma a un hospital de Berlín tras haber sido envenenado.

El famoso bloguero y opositor viajó junto a su esposa Yulia. Fueron los últimos pasajeros en embarcar en el vuelo con destino Moscú. El aparato estaba lleno de periodistas y le costó llegar hasta su asiento. ¿Cómo se siente?, le preguntaron.

"Me siento como un ciudadano ruso que tiene todo el derecho de volver a su casa. Tengo una fila de la suerte, la número 13", afirmó con ironía.

Completamente recuperado del envenenamiento con el agente químico novichok que sufrió en agosto, el famoso bloguero y opositor ruso no concedió entrevistas.

Durante el vuelo, muchos simpatizantes se le acercaron y le pidieron que se hiciera un selfi con ellos en el avión. Navalny se entretuvo viendo dibujos animados junto a su esposa y parecía bastante relajado.

La compañera de asiento de la periodista de euronews Galina Polonskaya le ofreció a Navalny un oso de chocolate que había comprado especialmente para él.

Navalni lo aceptó de buen grado y bromeó:

"Un oso envenenado... Estoy bromeando", dijo mirando hacia la joven que se lo regaló. Todos sabían que estaba haciendo referencia al envenamiento que sufrió en agosto precisamente durante un vuelo desde Siberia hacia Moscú.

- "Sus investigaciones, todo lo que hace es bueno para nuestro país", nos explicaba después la generosa activista.

El vuelo fue muy tranquilo, pero, cuando faltaban unos 20 minutos para el aterrizaje, el capitán anunció que el avión no podía aterrizar en Moscú por razones técnicas. Navalni pidió perdón a todos por lo que acaba de suceder. Daba por hecho que las autoridades rusas habían decidido desviarlo a otro aeropuerto en el que no hubiera cientos de personas esperándole.

El avión aterrizó finalmente en otro aeropuerto de la capital, lejos de los ojos de la prensa que le aguardaba impaciente. Tras desembarcar, el líder opositor afirmó que se sentía feliz de regresar a casa y que nunca contempló la posibilidad de no hacerlo a pesar de las amenazas de detención del presidente Putin.

"No tengo miedo. Voy al control de pasaportes con un sentimiento absolutamente normal, saldré y volveré a casa, porque sé que tengo razón. Sé que todos los casos criminales en mi contra son inventados. No sólo la verdad está de mi lado, sino que el tribunal, de hecho, me va a meter en la cárcel por un caso en el que un tribunal europeo falló a mi favor", explicaba a los periodistas que le habían acompañado en el trayecto..

Minutos después, Alexéi Navalny era detenido en el control de pasaportes. Los agentes no dieron explicaciones de por qué lo hicieron ni tampoco permitieron que el abogado de Navalni le acompañara. Su esposa Yulia se quedó sola, aunque fue recibida por una multitud de simpatizantes y seguidores. Según explicaron, habían acudido a este y otros aeropuertos de la capital rusa porque suponían que el vuelo podía ser desviado en el último minuto, como así sucedió. Aunque todos condenaban la detención, ninguno parecía sorprendido del desenlace final.