Última hora
This content is not available in your region

Una nueva era en las relaciones EEUU-Reino Unido

euronews_icons_loading
Una nueva era en las relaciones EEUU-Reino Unido
Derechos de autor  Jose Luis Magana/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

En pleno Brexit, el Reino Unido desplegaba la alfombra roja para Donald Trump.

"Donald Trump es un negociador. Eso puede ser bueno para el Reino Unido", decía en 2016 el entonces ministro de Exteriores británico, Boris Johnson.

"Ya estamos trabajando en un acuerdo comercial, y creo que será un acuerdo comercial muy importante", señalaba en julio de 2019 el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Pero ahora toma el testigo su sucesor, quien no cree que haya nada que celebrar en el Brexit.

Joe Biden y sus correligionarios sufrieron la hostilidad de los partidarios del Brexit, bajo la presidencia de Barack Obama. Boris Johnson llegó a decir que el presidente, con orígenes kenianos, tenía una aversión ancestral por el Imperio Británico.

"Algunos de los desaires hacia el presidente para el que trabajé, Barack Obama, serán recordados, porque gran parte del personal ahora trabaja para Joe Biden", explica Brett Buen, antiguo diplomático en la Administración Obama.

Tadhg Enright, Euronews: ¿Pero eso efectará a la forma en que trabajarán juntos?

"Creo que tendrán una excelente relación de trabajo. Joe Biden es un tipo muy agradable. Se lleva bien con casi todo el mundo. Creo que el Reino Unido pasará por momentos difíciles, con respecto a los acuerdos comerciales. Va a ser casi imposible. __Pondrá a la clase media en el centro de su política exterior, gente de los llamados estados del cinturón de óxido. Biden intentará capturar su apoyo y eso no será con los acuerdos de libre comercio", señala Buen.

Los intereses establecidos tienen mucho que decir en futuros acuerdos comerciales. Y quizás uno de los mayores obstáculos para el Reino Unido crecerá en su propia tierra.

"La agricultura. Es un problema político particular para un Gobierno conservador debido a su dependencia de los votos rurales", dice Nigel Bowles, politólogo en la Universidad de Oxford.

Comprometer las normas alimentarias y agrícolas será una línea roja para Londres.

"Hemos visto el peso que pueden tener los pequeños distritos en el caso de la pesca. Ese efecto se multiplicará varias veces", añade Bowles.

Dejando de lado el comercio, la duradera alianza transatlántica podría volverse aún más importante.

"Ahora estamos completamente en una era pos-estadounidense. Habrá más crisis, habrá más enfrentamientos. Estamos viendo los esfuerzos de potencias medianas como Arabia Saudí, Turquía, Rusia", explica Buen.

"China presenta problemas serios y profundos para cualquier Administración estadounidense entrante. Aunque el riesgo de guerra es razonablemente bajo, no es despreciable", apunta Bowles.

"El Reino Unido puede jugar un papel importante como miembro de una federación de países que se ve un poco diferente a la estructura de antiguas alianzas, como la OTAN o la UE, pero ahora, ¿cómo podemos traer países que son sólidamente democráticos? Defendemos un conjunto de principios y el papel del Reino Unido en eso será enormemente importante", afirma Brett Buen, antiguo diplomático en la Administración Obama.

Puede que Johnson y Biden no sean los mejores amigos, pero están condenados a entenderse.