Última hora
This content is not available in your region

Bélgica prohíbe los viajes no esenciales al extranjero durante el mes febrero

euronews_icons_loading
Bélgica prohíbe los viajes no esenciales al extranjero durante el mes febrero
Derechos de autor  Gorm Kallestad/Gorm Kallestad / NTB
Tamaño de texto Aa Aa

La pandemia ha afectado de lleno a las agencias de viajes. Y en Bélgica, la decisión del Gobierno de prohibir durante todo el mes de febrero los viajes no esenciales al extranjero, ha golpeado aún más a los operadores turísticos. Las restricciones a los viajes y el temor a las nuevas variantes del virus han provocado una fuerte caída en las reservas. Esta agencia de Bruselas suele estar bastante ocupada en esta época del año preparando la semana de vacaciones escolares de carnaval de mediados de febrero. Pero este año es diferente. Según Frank Bosteels, portavoz de la empresa Connections la pandemia ha provocado el cierre del 20% de sus agencias y el recorte de un tercio de su plantilla.

“Desde el 15 de marzo del año pasado, no hemos vendido prácticamente ningún viaje nuevo. El negocio ha bajado un 88% en sus ventas. En tiempos normales, la empresa tendría un volumen de 180.000 viajeros al año. Pero en el último año, no hemos tenido ninguna reserva nueva”, añade.

Esta situación se repite en muchas agencias de viajes y touroperadores de Europa, lo que supone una amenaza directa para los trabajadores del sector turístico. Todos esperaban que los viajes se recuperaran este año. Pero en Bélgica, la voluntad del Gobierno de restringir aún más los viajes no esenciales ha enfadado a los trabajadores del sector.

“Creemos que es posible dejar viajar a la gente, de forma controlada si se ponen en marcha las medidas. Lamentamos ser testigos de que, aproximadamente un año después del inicio de la pandemia, no se haya puesto en marcha nada que permita viajar de forma segura a día de hoy”, defiende Frank Bosteels.

En la cumbre virtual de la UE de este jueves, los líderes del bloque "desaconsejaron encarecidamente" a los europeos los viajes no esenciales, y dieron el visto bueno para que cada estado imponga sus propias restricciones, como test o cuarentenas obligatorias, sin que eso suponga, un cierre de las fronteras interiores.